Skip navigation

Monthly Archives: agosto 2012

Creo que ya han pasado un par de años desde que acabé los tratamientos para el cáncer y los tratamientos para los efectos secundarios de los tratamientos, he recuperado mi peso habitual e incluso he sacado una tripita que nunca había tenido desde la mili, ya que mi escasa actividad física se parece a la de aquella época.

Hace un par de días nos dimos una vuelta en un velerito y como lo prometido es deuda vamos a colgar alguna foto de tema marinero para mi lectora preferida.

Salimos de Elantxobe, uno de tantos preciosos puertecitos norteños colgados de una ladera con su puerto como peana. A motor, en verano el puerto es una piscina muy concurrida, para izar en cinco minutos las velas. El día es perfecto con sol y una brisa constante NE que va refrescando según nos alejamos de tierra.

Imagen

Vamos cuatro, Carmen no ha desaprovechado la oportunidad de estrenarse a la vela, con el patrón del barco y una amiga primeriza muy chisposa que desborda energía.

Imagen

Imagen

Una vez salimos una milla de la costa el viento refresca y subimos de cuatro a casi ocho nudos, el barco apenas se menea y largamos un par de sedales a la cacea (currican para los snobs), todos disfrutamos

Imagen

Imagen

Excepto la novata, que musita lastimeramente “vamos a dar la vuelta”

Imagen

No le hacemos mucho caso y salimos hasta rebasar la Gaviota, la plataforma del gas, mientras un primo del bonito, un macael de dos kilitos pica el anzuelo y y anima la diminuta bañera del  barco, tiene unos dientes de asustar y buenas espinas, sacarle el anzuelo y meterlo en el cubo cuesta.

Imagen

Imagen

Como la mareada se pone terca, volvemos alpuerto a regañadientes (muy mareada no está, ni una mísera vomitona) y acabamos las cervezas mientras nos repostamos las tortillas los pimientos la ensalada y la macedonia de fruta en el puerto.

Imagen

Que lejos quedan los días en el hospital, llenos de agujas  tubos y bolsas de quimioterapia como balones de fútbol.
Por cierto, cuando  veo a Garazi, mi doctora, no puede evitar decirme lo mismo, “Jo que bien te veo, y mira que pensaba que no salías adelante, con lo mal que estabas”

Anuncios