Skip navigation

Jóvenes quemándose a lo bonzo como Khaled Said,  algo totalmente contrario a la religión islámica, prenden la mecha del descontento social en Túnez. El presidente Ben Ali no reacciona y cae a los pocos días, con todo su gobierno. Y la cosa no ha acabado.

O con imágenes al ritmo de Janis Joplin;

La revueltas se extienden a los pocos días en los países árabes, los suicidios de protesta también. Detrás de ellas no están los islámicos, ni radicales ni moderados, aunque por supuesto los primeros quieran aprovecharse de ellas. El mundo occidental tiembla ante esta posibilidad, que da por descontada.

En Egipto Mubarak decide sacar a la policía a la calle, que es desbordada por la determinación de la marea humana, y decreta el toque de queda sacando los tanques a la calle. No se respeta el toque y los tanques pasan a ser parte del mobiliario urbano. Ponerse a pegar obusazos a una masa de gente entre la que están los tuyos no resulta sencillo. USA, como antes Sarkozy con Túnez, no saben muy bien que decir.

En otro blog amigo comenzábamos hoy la interesante discusión del tema, planteada la pregunta clave:

¿Es exportable nuestra idea de democracia a sociedades con parámetros culturales esencialmente opuestos a aquellos que produjeron la idea de democracia?

Y yo abría el fuego respondiendo;

Al– Parece que en el mundo árabe hay mucha gente harta de que se asuma ese postulado como algo inevitable.

Victoria Kent, la diputada socialista que prefería negar el voto a las mujeres, pensaba algo así cuando aquí hace cien años estábamos en las mismas. Y mira después lo que pasó.

Bubo– los vuelcos de la historia son -casi- impredecibles, ¿Quién iba a pensar hace tan sólo un mes que se produciría esto? ¿Quién pensaba que la URRS y las Repúblicas Populares iban a colapsar?
Y sin embargo lo hicieron.

Hace unos meses en este Blog se discutió sobre el mundo islámico, y la mayoría pensaba que no tenía remedio. Yo hice notar que había que mirar con perspectiva y que en los años sesenta una ola de laicismo recorrió el mundo árabe mediterráneo. Fue el inicio del proceso de desacralización que ya se ha producido en nuestras sociedades a lo largo del siglo XX.
¿Quién podía pensar en el siglo XIX que la multitud no se arrodillaría como un rebaño de corderos un día de Corpus?

Perspectiva, largo plazo, tendencias, son los conceptos claves.

Koffi Annan decía que los “derechos humanos” no eran privativos de Occidente. Es decir que un miembro de la tribu XL de la República de XXL también deseaba los mismos ámbitos de libertad de los que disfrutaban sus congéneres europeos.

Al– tan sólo señalar que el efecto de la globalización es algo nuevo, que sirve potente de catalizador. Recordar, un catalizador propicia en sgs una reacción que sin el tardaría mucho mas tiempo o incluso ni se produciría.

Recordemos el estudio que nos señalaba PM hace poco, sobre los grupos de gente de cualquier parte del mundo que se repiten por igual en cuanto a su diversidad y composición.

Ese islamismo radical, que por supuesto no comparten todos, es un factor cultural de primer orden que influye en las sociedades árabes pero no es el único, y muchos, muchísimos, están cada vez mas hartos. El ver otras sociedades mas abiertas y respetuosas de los derechos humanos que funcionan es un poderoso acicate.

PM– Yo no sé si os estáis poniendo en Egipto, pero con vuestros ojos. A mi me da que si no se “occidentalizan” ni cuando están en Occidente, mucho menos lo van a hacer allí. Yo apuesto porque la salida del pollo será islamismo del duro.

Viejecita– Pues me da rabia, pero en esta ocasión, y a pesar de los besos a los soldados, y de la euforia generalizada, yo soy pesimista, como Plazaeme, como Hilarión, y como Jazmín.
Y sí, recuerdo lo de Persia, por supuesto, y no me fío.

Ya siento, pero las revoluciones me parecen peligrosísimas, que suelen acabar mal, sustituyendo una dictadura que ya estuviese en fase de dictablanda, (que mientras tienen toda la fuerza, nadie chista), por otra dictadura, a menudo peor, solo que bajo la bota de otro dictador…
Y en este caso, un régimen islámico dictatorial (que libertad, democracia e Islam son términos incompatibles), sería mucho peor que la dictadura declinante de Mubarak.
A mi me hubiera gustado más que Mubarak se muriera en la cama, y que nadie pudiera arrogarse el papel de salvador de la patria por haberle expulsado. Creo que tendrían alguna posibilidad más…

tmpd– Desgraciadamente , creo que Plazaeme se acerca más a la realidad, aunque quizás sea un poco tajante.
Veo lo que está pasando en Francia que después de varias generaciones, hoy hay más problemas con el islamismo que hace cincuenta años.

Por otro lado, Israel sigue siendo un acicate para propagar el islamismo, y no hay que olvidar que en Ejipto ya ha habido varias protestas contra el gobierno a causa de las relaciones de éste con Israel.

A mí me parece que las potencias occidentales, deberían ser cautas y no meterse a apoyar ni a unos ni a otros y esperar

Tucidides– Sea cual sea el resultado,no tenemos derecho a que nuestros miedos (a un hipotético escenario de predominio islamista) se impongan sobre derechos universales e inviolables.
DEBEMOS (nosotros y nuestros gobiernos) apoyar los procesos democratizadores en cualquier pais de la tierra.Y luego….ya se verá

bubo– Un buen ejemplo de la importancia globalizadora de Internet:

El gobierno chino ha bloqueado la palabra Egipt, y la cobertura sobre los acontecimientos está siendo limitada

Hilarión– Quizá sea porque por llevar la contraria a Z soy pesimista antropológico, pero veo la cosa chunga, en el mismo sentido que PM. Aún recuerdo la algazara que se montó en occidente con la revolución persa (entonces era Persia) y el derribo de la dictadura Phalevi, y mira en qué acabó la democartización”: ¿votan? Sí ¿es una democracia? Más bien no. Hay expertos en política internacional que advierten que en Túnez no, pero que en Egipto detrás de las manifas está la asociación Hermanos Musulmanes, la madre de todos los fundamentalismos.

Al y Bubo nos plantean que por qué no va a ser posible una evolución a la democracia dentro del islamismo y nos plantean el ejemplo de Victoria Kent y el voto femenino como demostración de que en esto hay tópicos que resultan ser falsos. Creo que el voto femenino y lo del islam no tiene nada que ver. La oposición de Kent, y de Margarita Nelken, era un asunto electoralista pues pensaban que el voto femenino derrotaría a las izquierdas, las únicas, que según la mentalidad de entonces (ahora me parece que también) tenían legitimidad para gobernar. Y esto va más allá: supone un cambio radical, de la noche a la mañana, de mentalidad, cultura, costumbres, estructuras sociales, etc. Algo similar a lo que pasó en Japón, solo que allí fue posible por el traumatismo de la guerra, la derrota y la ocupación.

Parte el optimismo de ambos dos, de un criterio a mi juicio erróneo: todas las religiones son iguales y por tanto dogmas del catolicismo y del islamismo son comparables y lo que pasó con unos puede perfectamente pasar con otros. Nada de eso. Ya dije aquí una vez que el cristianismo tiene en si mismo el germen que hace posible su separación del estado. El islam no. En ninguna escritura cristiana, base de la doctrina, se encuentra un mandato a ocupar el poder (otra cosa es lo que hicieran luego los humanos que rigieron la Iglesia). En el Corán sí. Frases como “mi reino no es de este mundo” “dad al César lo que es del César” se encuentran en los evangelios. En el Corán todo lo contrario. El cristianismo propugna una serie de virtudes y formas de vida, pero no aspira a gobernar (en teoría). El Islam, en la teoría y en la práctica, manda que el gobierno de las sociedades se atenga al Corán: la sharia. El cristianismo, en sus principales versiones, cuenta con una jerarquia y unas autoridades que en un momento dado pueden cambiar la interpretación de una parte de la doctrina y adaptarse a los tiempos. En el Islam no hay nada de eso,así que hay que cumplir con el Corán al pie de la letra. De ahí que resulte imposible crear una sociedad laica, o al menos neutral, a mi juicio condición necesaria para la democracia.

Bubo nos recuerda el movimiento laicista en el mediterráneo. Aquello tuvo lugar en un contexto determinado: la guerra fría, y fue posible por la penetración soviética. Hoy día miremos qué queda de aquello: Argelia está en permanente guerra civil con el GIA, Túnez ya veremos, Libia anda por el islamismo, Egipto llevaba ya una buena carrera hacia la islamización, en Líbano Hizbolá, y en el otro lado Turquía ha emprendido una preocupante islamización. Se acabaron los bloques y afloró lo que tenía que aflorar.

Resumiendo muy dificil una democratización en el mundo islámico. Quizá, como mucho, algo aparente, minimamente decoroso, pero nada similar al mundo occidental. Y vuelvo a lo de las religiones: los únicos lugares donde se han creado espacios de democracia y libertad, han sido los que tenían una tradición cristiana. No todos los gatos son pardos.

Bubo– disiento acerca de la imposible democratización de las sociedades islámicas.

Sin entrar en consideraciones profundas acerca de si hay o no diferencias doctrinarias constituyentes entre las dos religiones en relación al poder (que no las hay; la llamada Patrística culminada en Agustín de Hipona y su Ciudad de Dios fue doctrina constituyente del cristianismo), las posibilidades de aparición de sociedades democráticas en el mundo árabe no provienen de la religión sino de la ausencia de ésta. Es decir, de un proceso de desacralización de la vida cotidiana.

Bosnia es, teóricamente, mayoritariamente musulmana, igual que España es, teóricamente, mayoritariamente católica. Sin embargo, los datos sociológicos nos dicen que el número de personas que va a misa de una manera regular no llega ni al 20% (bastante menos en realidad, ahora no tengo el dato a mano), y lo mismo respecto al resto de ‘obligaciones’.
Dicho de otra manera, España, Francia, etc. (en general Occidente), son países con un “cristianismo cultural”, y nada más.

Llegará un momento, al igual que ya ocurre en Bosnia y entre muchos jóvenes de otros países, que el islamismo profesado no sea otra cosa que un islamismo cultural.
Esto ocurrirá -ya está ocurriendo- gracias al proceso de desacralización de la vida cotidiana, producto de la tecnología que dulcifica las condiciones de vida y da de comer. A diario.

…No es un problema de religiones. Es un problema de derechos, dignidad y libertades.

PM– De acuerdo, es un problema de mierda de vida. Pero la situación solo tiene dos salidas. O la revolución, o la reconducción desde el régimen (milicos). La revolución solo la puede dirigir quien está organizado y tiene líderes y prestigio popular: los hermanos musulmanes. Una reconducción vía milicos tropezaría con el mismo problema que tenemos con la mamandurria en España, pero mucho peor. Pedirles a los más caraduras del país que se corten las alas.

¿Será posible una tercera opción, la de que se puedan organizar al margen del islamismo?
Parece imposible, pero presiento que aunque oculta y soterrada, la protesta va tan bien contra la mamandurria de la religión, que saben lastra y cercena su libertad.

3 Comments

  1. Parece que las estructuras para los gobiernos occidentales, igual que las orientales se resquebrajan, de hecho diría que hace años que están en almoneda.
    Si pensamos, que los más influyentes inventos tecnológicos del último siglo en la humanidad, son la bomba atómica e internet, quizás nos preguntemos porque y para que algunos países o sociedades consideran que su control es fundamental.
    En cuanto al primero su uso no está al alcance de la población, pero el segundo es más difícil de limitar (Egipto, China, etc.) y parece que estas tecnologías de comunicación empiezan a convertirse en elementos de reivindicación, cualquiera que sea esta.
    ¿Pero que se trata de revindicar? Supongo que una sociedad que no satisface a los ciudadanos, ni tampoco les da esperanza en el futuro de sus hijos, por tanto habrá que buscar un camino alternativo al que nos proponen. Diríamos algunos.

  2. Al-
    Mantengo estos días los dedos cruzados para que no se metan los aprovechateguis indeseables, y que esa “revolución” tenga de verdad algún efecto liberalizador respecto de la gente de a pié.
    ¡ Ojalá nos escuchen los dioses!
    Pocas veces he tenido tantas ganas de que mis previsiones pesimistas estuvieran equivocadas.
    Un abrazo

    • Es que el panorama es tan desolador si todo esto acaba en plan iraní que prefiero ni considerarlo.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: