Skip navigation

Monthly Archives: agosto 2010

Este mediodía ha llegado por fin el paquete con las pelis que me mandas, viejecita.

Al abrirlo y encontrarme dos pelis me he quedado mas tranquilo, pensaba que me mandabas la lista completa que me señalaste 😀 y estaba frito, a ver cómo correspondo yo a dos docenas o más de películas.
He visto seguido El velo pintado, que me ha encantado. Preciosa.

Mañana a primera hora pasaré por el dentista, a ver si me puede sacar estas raices cuanto antes, ponemos un día y antes paso por el hospi a rellenarme de plaquetas, para no desangrarme en la silla del dentista, una muerte muy poco digna.
Estoy pendiente de un tac de cuerpo entero, tiene un nombre técnico muy divertido, larguísimo, a ver si es pronto y así echamos un vistazo a los pulmones.

Ando flojo con este catarro, o lo que sea, pero los pinreles siguen mejorando y doliendo menos al andar, es un consuelo. Y físicamente he debido mejorar un montón, morenito veraniego y el bigote de nuevo en su sitio, la cara mas llena, porque me echan muchos piropos. La verdad es que he tenido un careto de muerto de asustar, así que ahora me ven las mozas y me dan dos besos, todas contentas de que no la haya espichado. Me da que la peña me veía palmera, y no me extraña claro.

Y el domingo reunión con Doc y mi tía, a celebrar nuestros cumples, en plan familiar.

Anuncios

Me insiste María para que cuente algo, y no se que contar, aparte de que sigo vagueando, lo cual ya es una victoria.
El dolor de pinreles sigue suavizando poco a poco, y ya solo molesta de verdad cuando estoy de pie o andando. Las barbas crecen mientras el pelo de la cabeza se lo piensa dos veces.
Y tengo un muslo barbilampiño y el de las operaciones velludo. Misterios de la naturaleza.
Debe tener relación con los múltiples afeitados de la pierna rota.
Mañana toca consulta con la jefa, a ver si nos actualizamos. Espero que me deje ir al dentista, ya se me ha caído la muela careada y las raíces están dentro. Y a ver si movemos lo de renovar el carnet de conducir, que me estoy acostumbrando a andar así y no puede ser.

Bueno, ya hemos pasao la ITV esta mañana, por cierto la jefa se a agenciado otra médico no se si en prácticas o que, que le hace juego. Alta y delgada y guapa.
Las plaquetas en 22000, juer que lento va eso, me dice Garazi que tendrán que ponerme una bolsa antes de que el dentista me saque las raices de la muela perdida. Y toca el TAC de todo el cuerpamen, a ver si el bicho está KO o no. Me llamarán estos días para decirme cuando.

Y a ver que carta se inventa para los del psicotécnico, contando que para conducir soy apto, ya que no puede mentir y decir que los análisis son normales.

Estoy de un vago total, lo reconozco.  Los calores estivales acompañan la flojera, el ambiente vacacional y festero lo condimentan, y el dolor de pies que sigue dale que te pego hacen el resto.

Hoy como excepción me he acercado al hospi, a por pastillamen antimicótico, y luego me he ido hasta el otro hospital, Cruces, a ver a un amiguete motero del pueblo que se cayó hace un mes y se hizo cisco un pie. Se le quedó enganchado debajo de la moto y fue dando vueltas con ella. Iba con chanquletas.  Por poco le cortan el pie.

He llegado para ver la cama vacía y enterarme por el compañero de habitación que ayer le dieron el alta,  viaje en balde pero contento, si le han dado la patada es que va todo bien.

Pero lo normal es dar paseitos por el pueblo o hasta la playa, despacito en plan choper, a 1500 revoluciones, disfrutando de la movilidad de mi silla de dos ruedas.

Duermo el doble que antes y le he cogido un gusto a la cama que antes no tenía, a las mañanas se me pegan las sábanas después de diez horas de sueño y sigo sobando como una marmota. Quien me lo hubiera dicho hace pocos años.

Estábamos disfrutando de un buen día, en un caserío con amigos, todo el mundo en camiseta y el menda con la chupa subida hasta el cuello. Pues ni por esas, me cogí frío y un trancazo respetable. Otra semana a la cama.

De todas formas poco a poco la cosa va mejorando, los pies avanzan y he recuperado mucha sensibilidad y duelen menos, ya no son como pedazos de corcho,  empiezo a andar sintiendo donde piso, un poco menos patoso.

El pelo empieza asalir, en el bigote se nota al menos,  ya en vez de canas lo que hay que buscar son negros eso si, cada vez mas escasos. Y se cumplen dos años desde que apareció el cáncer, dos años de maratón tras los cuales estoy diez años mas viejo pero vivo.  🙂

En Alemania parece que ahora toca calor a manta, después de la ola de frío siberiano de este invierno.  ¿Cómo lo llevas Doc?