Skip navigation

Monthly Archives: mayo 2010

Respira por favor…
Es lo que me ha pedido esta mañana Quique al auscultarme, y cuando le he respondidio;
-Juer que mal suena eso
nos hemos reído un rato a gusto.
Me ha comentado que hay que poner alimentación por vena, que estoy empezando a comerme ya los músculos, una vez acabadas las grasas, pero como ello implica poner otra vía, y la esclerosis de mis venas es ya muy alta, le he convencido para esperar a ver si puedo empezar a comer ya otra vez, de hecho cuando ha venido estaba acabando un yogurt, tras varios días sin poder comer nada de nada.
En efecto, a la mediodía he podido con un purecito y una compota. Vine ya al trasp0lante muy flojo, apenas podía comer, y aquí claro la cosa ha ido a más.

Veo que las visitas al blog han disminuido a la décima parte, lógico, apenas pongo posts y encima lacrimógenos, así que no estaremos demasiados parece para la comida celebratoria de lectores del blog, Aparte de Doc y Viejecita imagino que Mª Eugenia se apuntará, Lector desde Santander también si se entera, y ya veremos quien más. En todo caso lo bueno si breve dos veces bueno.

Quería meter unas fotos pero con esta conexión tan cara y tan birriosa no hay manera de subirlas. Otra vez será.

Por cierto, ya se me está cayendo el pelo a puñaos… hoy afeitao de bigote y mañana Carmen traerá la máquina para dejarme como a un corderito. 😉

Bueno, a mitad de camino del mesecito del trasplante la cosa no va mal. Las anunciadas lesiones en las mucosas apenas se dejan notar, aunque para compensar una muela se ha puesto borde y no puedo masticar nada, a base de purés, en cuanto salga de aquí lo primero va ser el dentista, y las náuseas si que están dando la vara, pero vamos pasando.
Mi costillita, dulce y salada compañía.

Lo malo es que se me han metido entre ceja y ceja los triángulos del Eme, (y las felipadas del Alameda de paso) y a pesar de las naúseas se me hace la boca agua como al Homer con los donuts de pensar en ellos.

Cuatro bolsas después de células y cuatro enfermeras a tiempo total, aparte de Garazi que también ha estado aquí, con una habitación que parece un mercadillo de productos hospitalarios, la cosa ha ido bien. Dolía eso si, una barbaridad la vía que me han puesto paran ello, por el reservorio no fluye como se necesita, tengo las venas escleróticas ya te tanta quimio. Menos mal que mis venas eran autopistas antes de empezar toda esta movida.
Ahora a esperar los días que vienen, a ver como va la cosa, las mucosas sobre todo parece que van a dar la lata. Uno de los trucos para evitarlo, enjuagues de aceite de oliva. 🙂

Siguen ocupadas las habitaciones de aislamiento, así que sigo en la que estoy. Mañana o pasado me bajarán las defensas a cero y veremos.
En la de al lado tengo a Ana con leucemia, mujer de un amigo de Gerni, que tenía que estar haciéndose el trasplante también en estas fechas, pero el bicho le ha invadido otra vez y está pasándolo muy mal. Es la segunda vez ya. 😦

Aplasiando espero, a la mujer que yo quiero…

Y mientras viene mi Carmela busco en la red a ver que encuentro de Mª Eugenia, que está hecha una escritora de pro, guionista de cine y mas cosas
Ahora parece que está trabajando en una novela…¿de que irá?

Son la una menos cuarto y ¡tengo hambre!, lo cual es una novedad agradable. No me importaría nada poder escaparme un rato del hospi y acercarme a una barra de pintxos comme il faut, o a una buena mariscada, seguramente me llenaría al segundo langostino pero al menos iba a atacar con gusto…

Observo que por fin me han crecido los pelos en las piernas…juer, ¡si ahora esto parece una selva!, así se disimulan mejor las cicatrices de aquellos hierros que me pusieron, que parece la mordedura de un tiburón gigante. Me voy a tener que inventar un cuento chino para presumir cuando me pregunten en la playa a ver que coño me ha pasado en la cacha. No se, contar que salvando a un bebé que cayó al agua en aguas infestadas de tiburones tienes que quedar de fábula.
😀

Las “suites” de aislamiento están ocupadas, así que me toca la 717. grrrr, pensaba haberme dado una ducha aquí en la “suite” antes de enchufarme los tubos, pero nasti. Ya tengo ronroneando a mi lado la máquina de bombeo con  la quimio.

Las ventanas están selladas eso si, no se pueden abrir. Bochorno…

Al menos me dejan la habitación para mi sólo, claro.

Estos últimos días estaba mejorando, menos dolor, el test de penick subiendo alegremente…

Josune al pincharme abajo, Marijose que sustituye a Garazi, Bego al recibisme en la 7º planta, todas me animan mucho, como vosotros. Glups.

El próximo lunes ingreso para el trasplante, hoy la jefa lo ha confirmado radiante (las ganas que tiene de acabar conmigo de una vez el proceso) mientras me ha echado la enésima bronca sobre el fumeteo. A partir de mañana espero sacar fuerza y aguantar al menos unos días antes sin fumar, luego ya el mes dentro de la pecera no dependerá de mi, allí está superprohibido.

El dolor de pies está cediendo significativamente estos últimos días, y aunque sigue incordiando mogollón ya no es lo que era. Menos mal. De apetito vuelvo a estar gaga y no engordo ni medio kilo, estoy muy escas con 62. Cachis.

Doc se ha hecho fan seguidor de Saint Lu, la rubia con voz negra. Que además de guapa es simpática por lo que cuenta. Tiene una pinta de trasto…

Y aquí la foto del bocata del Pagasarri, de una memorable excursión de cuando éramos unos chavales, con  Doc, su amigo francés Francoise y  una amiga, Mª Eugenia. Estoy en pleno proceso bocateril. ¡Que hambre hacía a media mañana después de subir el monte!

Y hoy tendré que dar un recuerdo a mis lector@s que no hacen comentarios, pero de l@s que me voy enterando a veces. Aquí en el pueblo otras dos féminas suelen ojear el blog según me cuentan.