Skip navigation

Monthly Archives: abril 2010


Hickman en el pecho, sitio habitual.
El miércoles me presenté en el hospi para quitar el catéter Hickmann, que para insertar lo habían hecho cirujanos con ayuda de rayos X.
Como el catéter es un macarrón del grosor casi de un lapicero metido en la vena pensé que para sacarlo lo harían en las mismas condiciones, para coser el agujero a la vena mas que nada.

-No cariño, te lo sacamos nosotras aquí mismo, me aclaran las enfermeras al llegar a la UCA.

Así que me despeloto y me meto en la cama que me señalan, con la fontanería colgando en la entrepierna. Vienen a quitármelo poco después una veterana y una en prácticas, a la que comenta que se trata sólo de estirar para fuera.

-Bueno, te voy a dar un tirón, me avisa cuando llega el momento

Tira pero nada, lo intenta dos veces más mientras empiezo a sudar y llama a Maite, la jefa, que anda por allí y le contesta rauda ¡tira mas fuerte! tiene que salir, es normal que esté pegado.

Así que tira otra vez mas fuerte y por fin la tubería insertada en vena, mas de veinte cmtrs, cede y sale y sale y sale…inmediatamente aprieta mi ingle con el puño en la zona de la herida, para que no sangre. No sale ni una gota.
Me aprietan un rato y luego me colocan un vendaje y un peso, dos horas quieto a ver si sangro. Luego para casa, a estar quietecito religiosamente. Si le da por sangrar a urgencias a toda leche, un plan horripilante.
Hasta el día siguiente no se me quita el susto y el miedo a que se abra la vena. Glups.

Hoy me llama Garazi, que pase el lunes a llenar tubitos, que necesita una analítica que se le había pasado.

Cuando uno se entera de escasísimo número de donantes de médula en comparación con los de sangre le llama la atención. Cuando te explican que ahora no es necesario hacerlo con anestesia general y una serie de punciones (mas bien barrenos) en las crestas ilíacas y huesos parecidos, jopelas, y se puede hacer como cuando donas sangre, te parece que esto tiene que ser coser y cantar en comparación y no es exactamente así.
El proceso dura más de una semana y los medicamentos que preparan el proceso, el Neupogen, resultan bastante desagradables, dolores, malestar y su lista de posibles efectos secundarios.
Luego te insertan en medioquirófano un catéter bien hermoso, especie de tuberías con grifitos y todo que de algún lado te queda colgando de unos puntos muy profesionales. Ni al más fanático de los piercings se lo recomiendo.
Así que al final lo mas agradable del proceso son el par de mañanas que te tiras quieto quieto en una cama, mientras te conectan esos grifos a una máquina centrifugadora que te saca la sangre, la separa, guarda lo que necesita y te va devolviendo lo demás. Además ya sabéis que las enfermeras de las donaciones de sangre, que son éstas, siempre tienen algo para picar bien rico.
En fin, que es mas complicado y laborioso que donar sangre, que lo puedes hacer en cualquier autobús de osakidetza con el que te cruces cualquier rato sin prisas.

De ahí que frente a los cientos de miles de donantes de sangre los de médula creo que andan en 6000, aunque la compatibilidad entre individuos es de uno cada cuarenta mil, no como los sencillos grupos sanguíneos/rh.

Claro que tampoco es lo mismo contribuir con 400 cl de sangre en la operación de un paciente, que donarle la vida a alguien que la tiene muerta, la médula, que es la generadora y mantenedora de la vida. En cierta manera es tanto como donarle el hígado o el corazón.

El plan inicial era de cuatro días pero esta mañana parece que he sacado mogollón de células madre y seguramente mañana acabaré de sacar las que falten para esos dos millones que se necesitan,

Asun y Arantxa, las dos enfermeras que me tratan, encantadoras, te miman y hasta tienen café exprés, buenísimo, con pastitas y todo. Se hace un poco largo cuatro horas y pico enganchao al montón de tubos que te ponen pero ellas hacen que estés a gusto.

Doc y mi tía han venido y luego de que saluden a Garazi hemos ido a por las alubias a Santimamiñe, hemos comido a gusto, un día espléndido en buena compañía, con risas aseguradas, Doc es buen elemento para pasarlo bien.

Quiero agradeceros esta tarde a mis comentaristas vuestra presencia y vuestra compañía. Este blog hubiera sido muy diferente en el caso de que aún estuviese activo sin vosotros.

Hace un rato he hablado con mi tía, el lunes pasan a verme ella y Doc que viene de Alemania, y como ese día empiezo la aféresis temprano pero espero acabar para la una o antes le he dicho que esa misma mañana me llame Doc para afinar el plan, yo creo que será mejor que me recojáis allí, (teneís coche?)en Galdákano, (edificio rojo, nuevo, de derivados de la sangre) en vez de volver en ambulancia a Gerni, que puede retrasar la jugada. A la mañana iré en ambulancia pero podemos volver juntos a ver que tal están esas alubias. Ya me contarás.

En el mismo quirófano que me pusieron el reservorio, esta mañana me han implantado el nuevo catéter hickman en la ingle, muy chulo, con dos pitorritos, rojo y azul, que cuelgan al lado del pitorrito de la casa. Ahora duele un poco y no es muy cómodo tener cosas colgando de una vena, no quiero ni pensar en darle un tirón.

Luego están las cuatro inyecciones diarias de estimulante de las celulas madre, que cuando le he dicho a Garazi que me están produciendo dolores en los huesos de la cadera se ha puesto muy contenta, dice que eso significa que está haciendo su labor.

Y por fin el resultado del PET de Deusto, que dice recuperación total con el ganglio del pecho. Ahí Garazi estaba radiante al contarlo. O sea que vamos bien.

Me estoy dando el potingue de viejecita, que huele de maravilla (a menta entre otras cosas) y tiene pinta de crema buena de esas que les encantan a las chicas. Mas rápido el envío imposible, y eso a pesar del volcan islandes… 🙂 muchísimas gracias María.

El alivio del dia pasado parece un espejismo y vuelvo a las no andadas.
Mañana toca consulta y tubitos por lo menos, el viernes poner un grifo (cateter) en la ingle (grrrrr) y el lunes empiezo las aféresis, planing de marcha. Y ver a Doc, a ver como andan.
Y mientras tanto la crema de piernas pesadas muy agradable oiga.
Otro puente para tu cole María;


Resulta curioso que el único remedio efectivo para calmar el dolor de los pinreles sea, no el neurontín ó el el cymbalta (duloxetin), ni tan siquiera la morfina, sino las cosquillas.
Tienen que ser cosquillas y con mimo, nada de masaje, la mínima presión resulta muy desagradable pero unas leves caricias consiguen en poco tiempo relajar el pie y que la quemazón pase a segundo y tercer plano. Mientras dura, el dolor queda aparcado y el relax es delicioso.
Luego está el tema de conseguir desviar la atención del dolor a otras cosas, (leer, ver una peli, hacer algo) no siempre se puede, pero es efectivo, y te das cuenta de ello cuando al intentar dormir y carecer en ese momento de otro estímulo que el del dolor, éste se vuelve mas fuerte y no te deja pegar ojo.

Lo malo es que ni rogando ya consigo ya una buena ración de cosquillas… buaaaaaa tanto dar la tabarraaaaaa

Parece que la cosa se pone en marcha.
Al final resulta que mi hermana es compatible 100% conmigo para el trasplante de células madre. Pero como hacerlo de otra persona es demasiado arriesgado para mí. (cerca del 50% de probabilidades de palmar a cuenta de las complicaciones debido a la falta de defensas) optamos por el autotrasplante y me quedo mas tranquilo, que no tranquilo del todo claro.

Garazi me ha cambiado el voriconazol por otro antimicótico, posaconazol en jarabe, que me sienta como un tiro en el estómago. Y una pasti de cymbalta a las mañanas, además del neurontín para ver si hace efecto para los dolores, que me da la sensación por fin de que empiezan a disminuir.

Así que ahora pruebas y mas pruebas electros, pruebas de capacidad pulmonar, análisis)y la aféresis para sacarme las células madre, en un edificio nuevo de Galdákano que casi voy a estrenar, Centro vasco de hemodiálisisis y tejidos humanos creo que se llama. Asun, la enfemera al cargo, encantadora.

Hoy toca el electrocardiograma a las dos y media, ayer hice ya las pruebas de respiratorio.

Tengo poco que contar estos días, más de lo mismo, casi 24 horas de cama al día y las piernas que se me quedan en nada, cada vez ando peor y con menos fuerza, de no andar.
Así que se impone hacer trabajar a las piernas como sea, aunque duela a rabiar. 😦
Por lo demás bien, el test de penick va mejorando por fin.