Skip navigation

Monthly Archives: febrero 2010

Mañana temprano tengo el primer viaje a Cruces a radioterapia, ando despistado y ya estaba preparado hoy cuando me he dado cuenta de que es al día siguiente.

Así que como ha hecho una mañana radiante, (a la tarde se ha puesto a llover a base de bien), me he animado a coger a brum brum y dar una vuelta hasta la playa.

Se ha debido poner contenta, se ha portado bien a pesar de llevar no se cuantos meses parada.

Del dolor de piernas y pies bien cuando no estoy levantado, la cosa va despacio, entonces duele la planta mas según va pasando el día, pero las noches sin dormir de momento han pasado página, aunque no me libro de los sudores y resulta bastante molesto esto de despertarte con frío a cambiar de pijama.

A ver mañana a que hora aparece la ambulancia, ( a veces aparecen bastante antes de la hora y te pillan en bolas), y si hay suerte y hay sitio delante, que detrás en la caja es un muermo de cuidado tirarte una hora metido.

Parece que por fin ascienden las temperaturas por los madriles viejecita, menos mal, espero que Doc suba también de los cero grados por su lander. Los que están flipando también son los andaluces con la cantidad de agua que les está cayendo, todos los pantanos a tope y desaguando y un pifostio de mil pares en las vegas de los ríos, antes veía hasta una central de placas solares inundada creo que por Sevilla. Lo de edificar de todo en zonas inundables es lo que tiene.

Ayer hizo por fin sol. un cielo azul y despejado, y el día anterior subieron por fin las temperaturas apreciablemente, tras semanas de frío intenso. Hoy vuelve a llover y parece que entra otra borrasca del norte, no acabamos de salir de un invierno de los duros.

Y yo como el tiempo, con escasos días en que cuando por fin me recupero de la última vuelvo a caer en otra.

Como faltaba un mes para la radioterapia me tocó un último ciclo con velcade, tras las dos primeras tomas un dolor muy fuerte apareció en las plantas de los pies que me tuvo en la cama cuatro días sin poder andar. El lunes siguiente tocaba consulta y dosis y tras decidir interrumpirlo la jefa me receta neruontin y enantyum para el dolor. Quitamos también el antibiótico ya que el trancazo pasó, a petición.

A pesar de esos calmantes específicos los días siguientes el dolor lo único que hace es medrar y subir por las pantorrillas a las rodillas, donde por detrás duelen a rabiar… a la noche ya me estoy acostumbrando a despertarme en mitad para no poder volver luego a conciliar el sueño. Las manos no llegan a doler pero están también algo hinchadas y muy torpes, se me caen las cosas pequeñas, los cubiertos..

Así que con las piernas en vez de avanzar retrocedo y ando menos y peor que antes. grrrrr

Hoy parece que la cosa va mejor y de momento no duele apenas.
¡Se está de bien!

Mientras sigo haciendo progresos en la cocina, el primer bizcocho ha salido estupendo y las salsas ya no tienen secretos.
🙂

Una fruta africana que tiene un 17% de alcohol y sabe a Baileys …y no veas que botellones se montan con ella:

No estaría mal zumito de amarula en la UCA para animar los goteos.
Ayer llegué temprano cogí la última silla disponible y aunque tuve que esperar media hora a que llegase el velcado acabamos prontito, a media mañana vuelta a casa.
Pero a la tarde un dolor en los pie bastante molesto y a la noche las manos también se hinchaban enrojecían y molestaban… cada vez mas torpe y con menos fuerza, no consigo destapar botellas o abrir las bolsitas de elofán tan siquiera… grrrr
El velcade me temo que está afectándome a los nervios y el lunes a ver que me dice Garazi, disminuir la dosis supongo.

Hoy la cosa sigue, apenas ando duele bastante. Y mañana toca misa de salida de mi suegra, no se si estoy como para iglesias y sermones de tente tieso y hace un frío del demonio para estar quieto mucho tiempo.

Últimamente estoy poniéndome al día en la cocina, nunca me ha gustado demasiado perder el tiempo preparando coas que te comes en cinco minutos, pero las circunstancias son las que son, (es de las pocas cosas en que puedo enredar) y tras una gloriosas sopas de ajo y algún otro éxito hoy he hecho pastel de merluza, puding vamos, para ser el primero potable, pero pelín seco y soso. Con el sabor tengo problemas, todavía no lo tenía normalizado y el nuevo ciclo vuelve a dejármelo más extrañado, el agua me sabe a destilada, el vino a vete a saber qué…
y que no vaya a más.

Ayer tocaba consulta, a cuenta de controlar ese trancazo pulmonar creía…una visita corta por fin, me relamía, la cosa va bien, estoy bastante mejor y a lo mejor para media mañana estoy de vuelta. Iluso…

Llego temprano y no hay prácticamente nadie, lo cual alimenta mi esperanza de salir a escape, espero un rato largo y a la media hora aparece Garazi y me mete para su consulta. Muy contenta, la cosa va bien, pero cuando me pregunta a ver cuando empiezo a quimio y le digo que faltan una semanas se anima más y me endilga otro ciclo de quimio de mantenimiento empezando hoy mismo por supuesto…grrrrr de nada valen mis quejas, hoy me quedo en la UCA y acabré saliendo a las tres pasadas de allí. Eso si, comido y servido. 🙂 las chicas de la UCA (allí si que no hay tíos) te cuidan fenomenal.

Cuando me pregunta lo que peso para ajustar la cantidad de quimio que me van a poner dudo, que si 57 que si 67… así que aprovechando el único aparato que tiene en la consulta, aparte de una camilla un peso antiguo estilo balanza romana, de las de toda la vida, me subo y me pongo a pesarme ante la estupefacción de la médica y de la enfermera…

-¿que haces,pero saber usar eso?

La miro sonriendo extrañado y me peso en un pis pas

-67 clavaos, si son las pesas de toda la vida, ¿pues?

-No tengo ni idea de como funciona, (y aquí la auxiliar que le hace de secretaria asentía al tiempo) y alguna vez ya me he llevado una buen sofocón intentándo pesar a una paciente, sin éxito.

-jajaja, ¿pero no te has fijado nunca en las balanzas de las pescateras de tu pueblo?…ah claro, como sois tan jóvenes esta cosas os pillan ya de lejos.

-si si, a mi que me den una digital que no tengo problemas, comentaba la auxiliar, pero ésta, ¿como funciona, tiene que pararse eso que baila para ariba y para abajo?

Bueno, está visto que como esa balanza romana va a seguir allí lo más práctico es que otro día les enseñe como funciona, (a mi me parece divertido manejarlas y me fío mas de ellas que de las que van con pilas de ahora) que tampoco es tan complejo, con sus dos barras con su pesa deslizante, de diez y de un kilo respectivamente, y haga algo por osakidetza aparte de darles mas trabajo, como me ha ocurrido al día siguiente, esta mañana:

ring ring me despierta el teléfono
-diga?
-Hola, te llamo de la farmacia, ha habido un error y el antibiótico que llevaron no es el correcto, si pasas por aqui te lo cambiamos y listo.
-Ah, bueno, ¿antibiótico?, esto, vale vale

y cuelgo extrañado, pensando que me llaman de farmacia del hospi de Galdákano…como de allí lo que me dan es el antimicótico y algo no cuadra, el antibiótico me lo receta Garazi y lo cojo en la farmacia en el pueblo, llamo a farmacia a los diez minutos…allí no saben nada y me mandan a farmacia ambulatoria, donde tampoco nos aclaramos, llaman a la UCA, (media hora mientras tanto, explicaciones y mas explicaciones, creo que medio hospital está en la cadena de la conversación, cuando la chica de la UCA con la que hablo se le ocurre la explicación al enredo…
-Oye, y no te habrán llamado de la farmacia donde has cojido el antibiótico…
¡¡¡tachánnnn!!!! se me enciende la bombilla que debería haberse encendido en mi cabeza desde el princio…
-¡¡¡pues claro!!! le digo, eso es, ya podeís perdonarme el lío, seguro que es eso, torpe de mi
le digo mientras me despido, avergonzado. En fin, al menos me he evitado el ir hasta llí, al hospi, a remover cielo y tierra para al final quedar como un atontado. Mira que no ocurrírseme que me llamaban de la farmacia del pueblo…(en mi descargo que fué Carmen y a otra farmacia que la habitual, pero de toda formas creo que mi cerebro anda un poco al alimón con el resto del cuerpo, o sea del 100% nada.

Las pesadillas como vinieron parece que se han ido, menos mal, y me pregunto hasta que punto no estarían influenciadas por el ahogo inmisericorde que tuve esos dias atrás, de eso Doc seguro que sabe algo, y la sensación de impotencia que te entra cuando ni puedes hablar ni moverte siquiera por no asfixiarte aun más. Realmente es una sensación angustiosa que supongo puede animar las peores pesadillas.

Y sobre ambulacieras viejecita, me temo que si dentro del hospi las chicas son abrumadora mayoría en casi todos los departamentos en las ambulacias es al revés y no se si hay una entre la marabunta de tíos peludos. De todas formas ahí mi atención se centra mas bien en poder ir en la parte de alante con el conductor, infinitamente más cómodo que atrás en las cajoneras esas con asientos indecentes, traqueteo y el muermo de ir en una especie de caja cerrada aislada. No hay color.
Ya veremos si hay suerte, no te soy el único claro que se apunta a ir delante y suele estar ocupado ya.
😕

Para acabar de redondear la jugada últimamente una pesadilla se está volviendo diaria e inmisericorde, como corresponde a una pesadilla que se precie. Pesadilla viene de peso, el que se supone oprime el pecho e impide respirar a quien la sufre. Supongo que el ahogo y la sensación de asfixia que disfruto con la neumonía que estos días me machaca ayudará en este tema

El sueño en cuestión reúne los mas granado de su tipo, estoy perdido y atrapado sin saber ni donde estoy ni la salida, en un lugar extraño y abracadabrante de gente con la que no puedo conectar o directamente hostil, medio desnudo y con tremendas dificultades para moverme y caminar.

Dicen que hablar sobre ella o escribirla ayuda a liberarse de la pesadilla, así que como me ha despertado otra vez me pongo a ello.

Estos días atrás el contexto era un pueblo todo casco antiguo, lleno de casas muy viejas y obras de restauración por todas partes, en el que intento ir a alguna parte sin conseguir otra cosa que dar vueltas por los mismos sitios una y otra vez, cada vez con mas dificultad y, cuando intento seguir a alguien o pedir que me guíe apenas puedo seguirle y acabo en lo mismo, algún sitio imposible de traspasar y cada vez mas lejos de salir a algún lado.

Tras comentarlo con mi media mandarina hoy y sus pertinentes consejos esta noche he tenido una variante, pero no se si se agradece la variedad en este plato.

Llego a un edificio enorme y nuevo de pisos, verde y blanco, creo que esta vez con Carmen, (antes siempre andaba solo) y cuando me enseña el nuestro y deambulo por habitaciones vacías al traspasar una puerta estoy en la casa del vecino, donde la mala pécora de su mujer me monta un pifostio de mil pares y me arrastra por mil vericuetos hasta que estoy mas perdido que House en una fiesta benéfica a favor de la causa antiabortista.

Medio desnudo acabo por unos extraradios infectos, atravesando talleres lóbregos interconectados, solares llenos de chatarra y residuos industriales, divisando la casa verdiblanca cada vez mas lejos.

En este punto me despierto angustiado y trepidante, y sin la menor gana de dormirme otra vez, no se si estoy todo el tiempo en fase REM pero suelo volver a lo mismo si me duermo seguido.

La interpretación no puede ser mas obvia, refleja mi situación y mis temores, pero vete tu a cambiar el panorama que una cosa es saber lo que hay que hacer y otra distinta el llevarlo a cabo.
En realidad todo consiste en cambiar ese chip maldito que se llama frustración y conste que estoy en ello, pero el jodido está soldado en la placa base y no creas que es fácil de eliminar.
Carmen me decía que una buena forma de arreglarlo es ser consciente de que estás en un sueño, funcionó cuando eran mas pequeños alguno de nuestros hijos y las tuvieron, preparándote antes de dormirte para ello. De hecho hace muchos años esto mismo lo he experimentado.
Pero esta vez me da que es cosa de cambiar ese chip que me está cortocircuitando.

Ayer estuvimoscontemplando la puesta de sol en la peña de Ogoño, que enmarca la playa de Laga tan majestuosamente y viendo a los surfers disfutar de una bonitas aunque escasas olas.

Salió uno de ellos amiguete, tocayo mío, y me comentó que solía pasarse por este blog, lo cual me de sorprendió un tanto, es programador y sale bien servido de ordenata todos los días con el currele.
A la mañana me contaban que también solía pasarse por aquí algunas personas que no hubiera sospechado. Y si miro la estadística del blog me indica un nº de visitas que me parece demasiado alto, acostumbrado a pensar en los pocos que solemos charlar en los comentarios.

Desde luego ciento y pico visitas al día supongo que no serán reales, imagino que gran parte serán búsquedas de gente que apenas pasarán por encima al caer aquí, pero vaya. Aunque dicen que la gente que comenta es la décima parte de las visitas mas o menos.
Hoy el día ha sido espléndido y radiante pero no he salido de casa, no me he atrevido, ando muy flojito. Mañana anuncia olas enormes, y también lluvia, ya veremos si podemos dar un paseíto y ver el mar a tono.

Os dejo el cartel de un pequeño comercio del pueblo, de cuadros y pinturas artísticas, que me ha hecho mucha gracia.

Son casi la una y tras una placa y verme la jefa aterrizo en la UCA a cargar el depósito de las plaquetas. Tengo unas ridículas 4000, así que las flemas rojizas tienen su explicación. Y el sangrar de nuevo por secarme con una toalla, como me pasó anoche. La primera vez que me ocurrió estuve en vela toda la noche, ayer me puse una toalla y a intentar dormir, que esa es otra. 🙂

Y un catarro estupendo, para el que me manda sus correspondientes potingues. Lo mismo que estaba tomando pero plus, la amoxicilina de 1000 mgrs, y un bote de salbutamol y otro de seretide,

Hoy estoy medio bien, hasta con hambre, cosa increíble viéndome este fin de semana, pero en fin, ya empiezo a acostumbrarme a pasar del 0 al 100 y del 100 al 0 en menos tiempo que un F1, lo de los ciclos llevado al extremo.

La jefa me pide que aclare en el blog que el linfoma ha reaccionado muy bien al velcade que me han puesto, y que la cosa va bien. Lo hago así, para que conste a tal y tal.

Y me explica su postura, “si te pones chungo a toda leche al hospi” y le digo que si, claro, pero cuando uno puede. Y yo no podía. Y que tiene razón pero también yo, ya que si el sábado, sin poder ni respirar, unos atentos ambulancieros me llevan desde mi cama al hospital, estoy seguro que no lo hubiera aguantado. ¿Y si hubiera sido un trombo o alguna cosa de vida o muerte, me dice la jefa?…y le tengo que dar la razón claro, pero la mía también vale.
Y creo que estos dos días de reposo total y absoluto me han permitido poder venir hoy sin caerme a cachos por el camino.

Y mientras estamos Carmen y yo con ella le llaman a mi mujer para avisarle de que su madre, que está en la octava planta ingresada, ha muerto. Siento liberación, por ella y por todos.

Así que estoy sólo ahora en la UCA, y puedo escribir esto. Que mala tiene que ser la calidad de vida para que la muerte sea una liberación. Y el Alzheimer aquí brilla con luz propia.

Y de paso la jefa me aclara que también en esto, tener una muerte decente y no una agonía, estará ahí.
Esta chica no tiene precio.

Ni vosotros, que tenéis la paciencia de acompañarme y animarme.

😉