Skip navigation

Veo en en la tele un tío muy serio comentando que él había descubierto el botellón hace veinte años y, que había sido muy rompedor (enseñaba un supuesto agujero en la oreja como prueba fehaciente, de un pendiente que decía se puso en un concierto, hecho el agujero “con un pedazo de hielo”.

Es curioso como nos creemos los descubridores de cada cosa que vamos haciendo, como si la humanidad tuviera sesenta años de historia en vez de seiscientos mil por lo menos.

Se tiene constancia de la presencia del surf desde hace más de 500 años en las islas de Polinesia. El explorador inglés James Cook llegó a las islas Hawaii en 1778. Con el contacto, las culturas autóctonas fueron reprimidas y el surf pasó a perder auge. James Cook fue luego asesinado por los nativos. En el Siglo XX el surf se recuperó, y con el interés de turistas y militares estadounidenses en Hawái, y la fama del hawaiano olímpico Duke Kahanamoku, el surf empezó a hacerse popular en las costas de California y Australia, creando el germen de una subcultura en los ambientes en que se practicaba, extendiéndose luego a otros países.

la movida

Ayer cogí una novelita en la biblioteca, no sabía que coger y me decidí por ésta, de Jack London, el escritor inglés del siglo pasado. En ella, El crucero del Snark, cuenta su biografía real, parte, en la que decide construir un velero para dar la vuelta al mundo, vivir navegando y conociendo parte de él.


Fue una aventura increíble, en un tiempo aún, hace cien años, en que todavía el mundo era algo totalmente diferente al actual, domesticado. Lo he leído de dos tirones entre ayer y hoy.

y he disfrutado más que con cualquier otra lectura desde hace mucho.

La decripción que hace del surf, que aprendió por cierto, maravillosa, es la descripción de su carácter al tiempo.

“Entra en el mar y lucha con él; haz volar tus talones con la destreza y el poder que reside en ti; ve al encuentro de las mayores rompientes del mar, domínalas y deslízate por sus lomos como lo haría un rey.”

Anuncios

3 Comments

  1. Me ha hecho gracia, en el enlace con la semblanza de London que pones hoy, hay una frase sobre el autor como anzuelo para enganchar a los jóvenes a la lectura.

    Recuerdo en cambio un lord famoso, que presumía de haber leído un solo libro en su vida; “Colmillo Blanco”.
    Decía que le había gustado tanto tanto, que sabía que cualquier libro que leyera después le iba a parecer malísimo en comparación.
    Y en vista de ello, no volvió a leer nada que no fueran catálogos de semillas, libros de instrucciones, etc, en el resto de su larga vida.

  2. Un niñato el lord ese, me recuerda a los que no saben comer, que se aferran a las cuatro cosas de su casa, (recuerdo un caso cercano, hasta los treinta y tantos no aprendió a comer y sólo papeaba caldo de las alubias, filetes , patatas fritas creo, la yema únicamente de los huevos fritos y chocolate a pasto, (dentadura a cascarla y toda postiza para los 40).
    Un día llevamos a su casa una lasaña que habíamos preparado, una de las especialidades de mi cocina, ni la hija ni la madre fueron capaces de probarla. Les daba asco aquello, solo mirarlo.

    O aquella otra con la que fuimos a un chino y a acabó pidiendo que la hiciesen una tortilla francesa, que vergúenza.

  3. Más que un niñato, un lord inglés de la vieja escuela. (El padre de las Mitford)


One Trackback/Pingback

  1. By Los números de 2010 « Quimioterapio on 03 Ene 2011 at 10:14 pm

    […] Jack London me cuenta la historia del surf diciembre, 20093 comentários 4 […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: