Skip navigation

Monthly Archives: octubre 2009

Aparezco por hematología temprano, sacamos los tubitos de rigor y me entero de que la jefa no está…se tuerce el día un poco.
En la consulta me entero de que el resultado del PET no ha llegado todavía al Hospital (problemas de interpretación?) y tendremos que esperar unos días a ver que pasa. Enrique me cita para el lunes que viene si antes no me llama Garazi, que ha tenido un accidente de coche serio pero afortunadamente parece que está enterita y sin novedad.
Pasa el a hablar con María, la trauma, antes de que lleguemos a su consulta y quedan en operarme cuanto antes para lo de sustituir por un clavo la fijación que llevo por fuera. Eso quiere decir el mes que viene. Pero se le ocurre a María que me haga antes una gammagrafía ósea, en Cruces, dice que se ve mejor que con el PET si queda infección en el hueso.
12131 Y yo me empiezo a pensar que tanta radioactividad (hoy sólo han sido cuatro placas de rayos x ) quizás me estén volviendo fluorescente y por eso salga tan extraordinariamente nítidos en las placas de raxos x mis órganos chechuales. En un año he perdido la cuenta de pets tacs y placas que llevo, y ahora toca gammagrafías con contraste. ¿Eso no era para esterilizar hasta las piedras Ricky, lo de los rayos gamma?… a lo mejor si me meto a la máquina con el portátil ya de paso me lo esteriliza. 🙂
En las placas de hoy la fractura se ve tan rota como al principio, lo que es normal en una rotura como esta si no tienes diez años, a cuya edad se suelda todo. Un fémur astillao, apolillao con infección y con fijaciones externas debe de tener un pronóstico malísimo y este no va a ser la excepción. Se impone el clavo.
Lo que yo me pregunto es como va a quedar el pobre muslo, que de dos operaciones ya tiene mas agujeros que una flauta, con esta tercera. Bueno, si al menos me olvido del orthofix valdrá la pena.
Pues a esperar otra semanita.
sigoesperando

A las diez y cuarto como un clavo en Deusto, una hora muy potable para un PET, ya que para las doce estaba fuera comiéndome un pimiento relleno al lado.
Sofía, la enfermera de allí ya me conoce, me pone un seguril al llegar, con el contraste radioactivo, para mear ese litro de agua que te dicen bebas una hora antes de llegar.
Releo la misma revista de historia que hace seis meses, (la única entre un moncito de Holas y similares) que sigue lustrosa, poca gente la debe de coger, mientras meo un par de veces. Luego Sofia me invita gentilmente a pasar a la máquina. Es joven, agradable y muy atenta. Por cierto, me ha puesto la aguja en la mano (la vena del brazo parece la de un yonqui la pobre y procuro que la usen lo menos posible) y suele doler un poco pero ni lo he sentido. Buenas manos tiene esta chica.

Luego he estado media hora dentro, mientras me escaneaba la mitad superior. Cuando llevaba veinte minutos las ganas de orinar habían vuelto con fuerza, cinco minutos después estaba explotando y llamo sin saber si alguien me oye… a la segunda aparece la enfermera, le explico desde dentro del anillo, me ofrece traer un conejo y “encargarse ella de todo” para facilitarme la micción… glups, a pesar de que ando hecho unos zorros todavía no he llegado a eso de que te la cojan para mear, así que decido que podré aguantar los cinco minutos que me quedan y me deja para acabar.
Inenarrables cinco minutos con el seguril aumentando la presión en mi vejiga cual plez globo…
Al salir por fin casi me meo al intentar levantarme, pero consigo bajar de la máquina y llegar hasta el baño a largar medio litro de agua transparente.
Luego vuelta a la máquina veinte minutos para hacer las piernas y me quedo dormido. Lo que relaja mear a gusto.
Luego vuelta para Gerni, ha pasado la helada de la mañana y hace hasta calor. Comemos de camino en el bar que curra una conocida y a hacer siestita a casa. Que lo de estar medio palmera también tiene sus ventajas oiga.
Y otra semanita ahora hasta el próximo lunes, que toca visita a trauma y hematología. Después me andarán en la pierna para cambiar de fijaciones externas a internas creo. A ver.

Eso me cuenta hoy la jefa preocupada. Parece que la infección está controlada y habrá que operar de nuevo para quitar la fijación externa y sustituirla por una interna, (por cierto hay señal de periartrosis Ricky como señalaste) y empezar otra vez con la quimio y el trasplante. El linfoma empieza a crecer de nuevo en el pecho se observa en el TAC. No va a dar más tregua.
Así que tengo que ir pensando en que material nuevo voy a tener que ir bajando de internet para tener a mano en el hospi, que ya me estoy acabando las series de urgencias. La verdad es que me divertía bastante más con House haciendo putaditas a todo quisqui que con los amoríos entre la plantilla del County, además en urgencias los linfomas palman siempre antes de acabar el día, lo que no se es que bajarme ahora. ¿Alguien conoce alguna serie (o peli) recomendable?…

El TAC del viernes trascurrió con normalidad, una de las enfermeras me reconoció, creo que es por lo menos el tercero que me hago, además de un par de resonancias y dos PETs en Deusto. Las placas de rayos X ni las cuento, como el del chiste del bilbaino contando lo que comía cuando llegó a “los pajaritos”.
Voy a acabar hecho un robocop radioactivo. Y no se serían las dos dosis de contraste pero he estado el finde arrascándome, me picaba todo.
La enfermera que me pinchó para inyectarme el contraste es preciosa, pero joder como dolió, tengo la pobre vena machacada. Luego al acabar y salir de la otra habitación se hacían bromas y se reían a gusto, así que no debieron ver los técnicos cosas muy chungas, colego. Ya me gustaría tener un monitor a mano para ir viendo lo que ellos y ya de paso oir sus comentarios, estar dentro del anillo metesaca es bastante aburrido, aunque al menos no hace el estruendo demoníaco del de las resonancias, que da hasta miedo de que explote aquello contigo dentro.

Ahora a ver el jueves que me cuenta Garazi. Salgo un ratito casi todos los días pero me canso y me duelen los hierros, no aguanto mucho trote, estoy casi todo el día tumbado lo mas cómodo posible y poco más, procurando que no se me olvide alguna pastilla o algún pinchazo de klexane, de los que estoy hasta el gorro.
Hasta el jueves pues.