Skip navigation

Monthly Archives: agosto 2009

Hace tiempo que no me reía tan a gusto.

Ricky, me tienes que traducir lo que dice cuando toma cocaína y cuando se pilla el pedo de absenta, convertido en esa hada verde. 😉

Anuncios

o_MIDNIGHT_CALLER_1Bueno no ha sido a medianoche exactamente, ayer la jefa me llama a las ocho p.m. para decirme que tengo el potasio (K) bajo, (efecto secundario del ambisome, la anfotericina),  que pille unas pastis de K para ir tomando y que el lunes a ver si me sacan aquí en casa un tubito de sangre para ver ella la bioquímica y como está la cosa. Como todos los tubitos de los ambulatorios los mandan a “su” laboratorio en Galdákano puede enterarse la primera.

Mi nueva jefa María, la de trauma, hizo una limpieza exhaustiva de heridas  el otro día y me mandó usar la pierna para apoyar y hacer ejercicios con ella imperativamente, que me estoy quedando sin músculos, he empezado y la cosa cambia, no es lo mismo llevar la pierna colgando que moverla y meterle caña, duele hacer extensiones para fortalecer el cuádriceps pero comienzo a sentir vivos ese porrón de kilos que estaban medio muertos. Empleo más las muletas y salgo a dar voltios sin la silla de ruedas. Dentro de poco podré conducir, todavía no puedo con el embrague del coche, que es mas duro que una piedra. Cuando el jueves le dije a Garazi que paso de ambulancias y que iré conduciendo hizo que se asustaba, pero creo que en el fondo pensaba “menos mal que no va venir en moto” 😀

Bueno, así que entre Carmen, Garazi y María me siento como una agfhana con tres maridos, no me escapo ni por asomo. Encima a la jefa no se le ocurrió otra cosa que decirle a la parienta que mejor sería que yo me echase una amante, (que ya tiene guasa) y así Carmen tendría mas tiempo libre. Y Carmen se lo ha tomado al pie de la letra y ahora me da la vara con que me eche otra novia…

Suelen decir los médic@s y enfermer@s que el quirófano de traumatología es como una carpintería, serruchos y sierras, destornilladores de cruz y planos, grapadoras, cinceles y martillos, tornillos y placas para refuerzos, etc etc. Yo lo calificaría con un mas genérico taller de reparaciones corporal mezcla de médicos carpinteros, mecánicos y ajustadores.

Hoy tocaba pasar consulta con mi cirujana, María, tan guapa como seria y eficiente que me ha hecho una meticulosa limpieza de las heridas, incluyendo un montón de puntos que me retiraron hace poco pero mal por lo visto, quedaban los cachitos de debajo de la piel…¿?

Me ha dicho que me ponga las pilas y empiece a apoyar el pie y a hacer ejercicios con la cacha, el cuádriceps se está evaporando. (no puedo levantar la pierna ni cinco centímetros).

Dice que la herida va bien y que los huesos están muy bien alineados, satisfecha. Y que tres meses para hacer callo en un fémur normal. En el mío se encoge de hombros…

Yo he aprovechado para echar un vistazo a la radiografía que me he hecho al llegar primero, y como no he visto progreso de la primera tras operar (tampoco las he podido comparar, como me hubiera gustado) y el estropicio es muy aparatoso lo veía mas oscuro. Las fótos con el móvil y en la calle, de ahí las los reflejos y cosas raras que aparecen.

Imagen0089Imagen0090

Pero si la jefa de trauma dice que está daguten por algo será. 🙂

En casa tengo solucionado definitivamente espero la cuestión con dos enfermeras, Leyre que viene los dias de labor y Nayara los finde, que han trasformado las mañanas ambulancieras de infarto carreras y esperas por una horita de relax en plan emir de los creyentes, sin moverme de la cama. Cést fantastique.

Le estaba contando a un amigo en un email cómo ando, (es una cruel metáfora evidentemente) y lo pongo aquí que queda mono.

IesLo mío se ha convertido en un caso atípico hasta para House, con serias complicaciones de diverso tipo. Ahora mismo soy un enfermo cuádruple;

1-cáncer, linfoma de manto

2-infección ósea (osteomielitis, muy jodida de eliminar)

3-reciente lobotómía pulmonar con desbridamiento quirúrgico (media costilla fuera también) por infección y encapsulamiento de aspergillus

y 4-rotura de fémur patológica (estaba pudre la caña del hueso)

😀 de guiness tío.

Ahora al menos estoy en casa, me vienen enfermeras del pueblo a domicilio a chutarme la botica y curarme la cacha. Empiezo a salir con muletas y silla de ruedas, que necesito las dos cosas para arreglarme, o sea que bastante mejor que en el hospi, que les tengo achicharrao al personal con mis movidas, sobre todo a mi médica pobrecita. La penúltima fué cuando mi galena fue a mi habitación a pasarme la consulta del día y me tuvo que llamar (a través del teléfono de mi parienta), yo estaba en la terraza de un bareto cercano al hospital comiendo el menú*** tan ricamente a la sombra). Ese día por poco la hago explotar.

Así que hace lo imposible por largarme a casa para que no tenga que andar escapándome y cuenta con mi eterna gratitud.

De todas formas el estar enfermo ingresado largas temporadas en un hospital tiene sus ventajas, sobre todo para los jóvenes solteros. Los mimos de las enfermeras (hasta pinchándote parecen ángeles, sobre todo si tienes 39 de fiebre) y lo bonitas que están con su uniforme (atisbar un escote cuando trastean contigo o mejor aún vislumbrar unos centímetros de encaje o de piel de melocotón por el hueco entre botones de la blusa cuando se entreabren al agacharse es un bálsamo curativo de primer orden, sobre todo cuando estás mas pallá que pacá y te duele hasta el alma, inmovilizado por los tubitos a la cama.

Y también hay muy buenos mozos entre los galenos XY para solaz de sus pacientas (y pacientes homo, que mi hijo de 19 anda escandalizado de la cantidad que hay entre los jóvenes) 🙂

*** Téngase en cuenta que ese menú lo degustaba extasiado tras un mes de comida hospitalaria que se caracteriza por su variedad, sabrosura y especiado (inexistentes)

Anuncio en el hospi:

Imagen0070

Me queda la duda…esta chica se ve muy currante, ¿combinará las dos ocupaciones llevándose a los niños y a los abuelos al club nocturno?

Ambulancias locas

ambulanciaEs lunes y la ambulancia debe llegar a las ocho. Está a punto de sonar el despertador a las siete y cuarto cuando nos despiertan llamando por el portero automático, se levanta mi hija Garazi a ver quien es mira por la ventana y nos dice que es la policía…¡Axel está fuera de casa y es lo primero que en que pensamos!

Se levanta Carmen a toda pastilla y resulta que es el ambulanciero no la ertzaina o los munipas menos mal, que además de tres cuartos de hora antes viene con prisas. En cinco minutos me levanto renqueando, paso por el baño mientras la costilla prepara un café que me bebo de dos sorbos, engullo las 4 cápsulas de rigor y el ambulanciero sigue dando la coña, tiene varios pacientes ya en la ambulancia y mucha prisa parece.
Me tengo que montar detrás, delante ya va ocupada y hago el viaje sujetándome a pulso donde puedo ya que venimos al hospi a toda leche,  en las curvas las paso canutas, los hierros de la pierna chocando con el apoyabrazos del asiento, y cagándome en los puñeteros badenes.  😦 Estos días he podido ir delante en las ambulancias y ahí voy muchísimo mas cómodo, en el asiento corrido para tres, sin apoyabrazos chocahierros y con cómodos agarraderos para que la cacha no me baile el twist en las curvas.

Al parecer y con falta de personal por las vacaciones el servicio no da abasto, hemos venido seis pacientes en la ambulancia. El viernes aparecieron casi a las nueve, hoy lunes aparecen casi a las siete, mi hora se supone que es a las ocho. Recogemos todavía otra paciente en el pueblo, una mujer mayor con algún hueso roto de las piernas parece a la que bajan en una especie de silla con la ayuda de un familiar, cuando está dentro le trae ya las muletas que reclama otro familiar pero el de la ambulancia no quiere perder los cinco segundos que va a tardar en cogerlas y sale zingando contándole a la anciana que ya hay muletas en el hospital…(mentira cochina, lo se y estoy a punto de decirlo pero no da ni tiempo, sale quemando rueda.
El viaje es un alucine, en plan carrera chandostias, adelantando a los coches en Autzagane pese a que está lloviznando, chillando la mujer  que se le va a salir el hueso, yo agarrado donde puedo en plan escalador aguantándome con los brazos para no ir bailando y botando como una pelota mi pobre pierna…

En el viaje de vuelta otro ambulanciero me explica quien es y su historial, cuenta que dejó un día esperando una hora a los pacientes dentro de la ambulancia mientras se iba a desayunar y a jugar a la maquina tragaperras, cuando volvió ya no estaban, una de las pacientes había llamado para protestar y otra ambulancia había tenido tiempo para llevárselos antes de que volviese el menda.
Pero como por lo visto es íntimo del jefe, nopasana. Hoy coge las vacatas.

Imagen0088

Bueno, mañana espero que sea el último día de autos locos, se solucione la logística y vuelvan las enfermeras del pueblo a hacerme las curas y darme la anfotericina a casa, sin tener que ir al hospi a pasar las mañanas con tanto estrés ambulancial.

Cuando escribo esto de vuelta en casa me llama Garazi (la jefa) para decirme que ya está arreglado y mañana me vienen a casa de nuevo la anfotericina y las enfermeras del pueblo… ¡YEAH!

Estaba acabando la trasfusión en el hospi hoy cuando me llama Carmen contando que han aparecido hoy de nuevo las enfermeras del pueblo en casa, que lo tienen todo solucionado y ¡con una enfermera dedicada en exclusiva para mi!…

Se lo cuento a Garazi mas tarde cuando la localizo, que se queda alucinada. Como anda a tope de curro me dice que llame yo al ambulatorio para aclarar a ver que pasa, lo hago y Otero, mi médico de cabecera y el que por lo visto a arreglado la situación me dice que como yo no estaba en casa hoy y me había ido al hospital el arreglo se ha ido al traste…por poco me da algo.

Me dice además que ahora se va de vacatas, le paso el tlfn de Garazi y le digo que hable con ella, a ver si lo pueden solucionar, aunque me temo que va a ser difícil.

Jolines, vaya lío.

Me llama la jefa al de diez minutos, me dice que a partir del miércoles me atenderán de nuevo en casa, parece que se puede reconducir el tema. Uffffff 🙂

Imagen 8El personal del ambulatorio de Guernica ha impuesto por fin su negativa a asumir la responsabilidad de mi persona. ¿Y si pasa algo?

Hoy he ido al hospital porque tenía consulta y la jefa me ha comunicado la mala nueva. Me dice que seguirán intentándolo pero por ahora tendré que desplazarme hasta el hospital todos los días en una ambulancia a cambiarme la venda de la herida y a chutarme la anfotericina. Un buen palo sin duda.

Demasiado había conseguido Garazi y su colega de infecciosas convenciendo en principio a los del ambulatorio para que me atendiesen. Una demostración de persuasión realmente notable, ya sabemos la renuencia de cualquiera, mucho más los funcionarios, a asumir tareas no incluídas en el protocolo inicial.

Ya desde el principio dejaron muy clara su postura la enfermeras del pueblo. “Hazte a la idea de que tendrás que ir al hospital”.

Fue bonito mientras duró. Al menos hemos conseguido unos primeros días sin tener que moverme de la cama, cuando mas lo necesitaba. Empiezo a poder salir de casa un rato largo sin volver hecho una ruina.

De todas formas la jefa me cuenta que a las ocho me pasará a recoger la furgona y que a las diez y media me trasladará de nuevo del hospi a casa, sin que tenga que esperar horas al acabar la trasfusión a que aparezca de nuevo el trasporte. Es que es una joya y está en todo esta chica. (el domingo que me llevó la ambulancia al hospi estuve hasta las cinco de la tarde esperando la dichosa ambulancia desde la una que acabé y la llamé)

Por lo demás la pierna por fin está desinchándose, la rodilla ya casi está normal, y se nota un webo, duele mucho menos aunque una de las heridas de los clavos supura un poco de porquería amarillenta.Y el cuartillo de anfotericina en vena y las 14 pilulas de flucytosina que la acompañan parece que de momento son bien toleradas (eso y el norvast para la tensión, el omeprazol protector de estómago y el klexane para evitar trombos) asi que medio contento.

Imagen 6 y que cumplas muchísimos mas.
Y felicidades también Charo y que llegues también a los 99 por lo menos, que es una cifra con connotaciones eróticas el estilo 69 también pero como más de uso diario, al menos para mi que ahora no estoy para tanto ejercicio.
Imagen 7

Imagen 2Nos hemos ido a las diez y pico en la ambulancia, de esas grandotas con suspensión de ballestas en plan camioncete traquetante, en una camilla montao y con Carmen al lado.
Como pasamos por urgencias (se empeñan en ficharme pero les digo que llamen a la 7ª) allí me pillo una silla de ruedas y flipo con la sensación de desplazarme códamente. A la vuelta no me dejan llevármela pero antes ya he estado buscando en la red a ver cómo está el tema.
Llegados a la 7ª lo del reservorio se resuelve con un apretón más enérgico y el artilugio fluye de nuevo sin problemas, aquí las enfermeras saben hasta dónde pueden apretarles las tuercas al trasto. Me ponen la bolsa de anfotericina que he llevado, me hacen la cura, charlo con la jefa un rato y antes de acabarse la bolsa ya estamos llamando a la ambulancia, para que nos lleve de vuelta a casa. Es la una casi.
Esperando nos dan de comer, hay suerte porque sobra una bandeja y así Carmen se queda a gusto también.
Seguimos esperando hasta que nos dormimos en la habitación que me han dado. Despierto a las cinco y le comento a la enfermera que tardan demasiado, llama de nuevo y le dicen que no ha llegado la petición, que haga otra, que tampoco les llega…error informático le dicen, el nuevo chivo espiatorio de uso universal. A la tercera y por teléfono dicen que ya la mandan… grrrr
Volvemos en una furgoneta VITO mas moderna y pequeña y además sentado, en vez de en camilla. Una manta enrollada me sirve de escabel para la pata mala, y poder levantarla un poco del suelo, es un adelanto.
Según llegamos a casa Carmen baja a preguntar a cruz roja de cerca de casa, le mandan a la residencia Calzada y de allí me llaman mas tarde para decir que si, que tienen alguna silla de ruedas para dejarme… 🙂 espero que sea plegable para poder meterla en el coche y salir de paseo hasta la playa, hecho de menos ver el mar.
Y hoy me dormiré soñando con una silla de esas atómicas…
Imagen 3

Hoy el reservorio no funciona, las enfermeras de Gernika no encuentran solución y me mandan de nuevo para el hospital a la 7ª. Vendrá una ambulancia en un rato… ¡buaaaaaaa!