Skip navigation

Monthly Archives: julio 2009

Y ocurrió lo que se temía, salimos del hospital tras la cura y, al volver a casa por la carretera de Rigoitia( se había montado un control policial en la general a la salida de Amorebieta hacia Galdákano a la ida) paramos en el alto de Morga a desayunar y disfrutar del paisaje, hace un día espléndido.

Se adelanta Carmen mientras yo voy despacito con las muletas y cuando voy a bajar un par de escalones cometo un error doble, apoyo un pelín la pierna mala sin darme cuenta al tiempo que giro un poco el cuerpo para encarar los escalones. El resultado es inmediato, un ¡¡¡Krook!!! como el chasquido de un árbol al romperse por la mitad me dice sin lugar para la duda lo que me acaba de ocurrir… he partido el fémur. Consigo evitar la caída y bajar los escalones para sentarme en un murete de piedra. Grito como un condenado avisando a Carmen, viene ella y un par de personas que están en el bareto, uno, estará aguantándome la pierna hasta que aparece la ambulancia una hora después, porque no encuentra el camino y se pierde por otros barrios y aldeas. Y para Galdakano de nuevo de vuelta, esta vez chillando como un cerdo en el matadero.
Imagen0078Un día de espera, me atraviesan la tibia con un alambre para hacer tracción de la pierna y que no se encoja y al quirófano otra vez al día siguiente para, ahora si, reforzar el hueso con hierros y tornillos. Y aquí estamos en la 320 con la pierna chascada y un par de meses por delante a lo que parece, hasta que esto tire para alante, grrrrr Gracias que aparece María mi cirujana, a decir que hoy me pasarán a una silla un rato, hay que trabajar la rodilla, y el lunes posiblemente a casa…¡yupiiii!

Hospitaleando de nuevo
martes

Imagen0075
Bueno, esta vez me ha tocado la tercera planta, traumatología, habitación 310 con vistas a la entrada principal, un puesto perfecto para el cotilleo. En la imagen, manifa de enfermeras.

Por ejemplo ayer, estrenando la vista del ventanal, pillamos Carmen y yo a una enferma escapándose del hospi. Anciana ya, luciendo culamen con la bata hospitalaria abierta por detrás, (no hay indumentaria más ridícula para el que la lleva), salió por la puerta principal, se quedó unos instantes desorientada y cogió carrerilla de nuevo cuesta abajo. Salí pitando al pasillo a avisar a la enfermera que corrió a avisar por teléfono a los celadores de la entrada, que  segundos después empezaron a salir a buscarla. Les orientamos a gritos desde la ventana, en plan peli de Berlanga, ya que la mujer ya había doblado la esquina pitando, bien orientada me temo hacia los autobuses para darse el piro. Me imagino que la pillarían con mi chivatazo, espero que estropear la fuga de una anciana del hospital donde está ingresada no sea hacerle la puñeta.

miércoles

¡No siento las piennas!

Todo según lo previsto, a las doce en quirófano, me tapan la cabeza con una especie de tienda de campaña pequeñita y durante un par de horas  creo (me quedé dormido y todo) María Molina, una cirujana tan silenciosa como eficiente se dedica a lo suyo, sólo oía el rac rac rac que iba rascando de hueso pudre y el tac tac cuando vaciaba su instrumental picahueso en algún sitio. En relidad ni la ví, la he conocido el día después cuando ha pasado a presentarse y explicarme que tengo el hueso muy debilitado ahora, con el agujero hermoso de 4 cmtrs que ha abierto en la zona infectada. Yo ya lo he visto en la radigrafía de despues de la ope, en efecto un pedazo agujero bien guapo.O sea que un mes con muletas, sin apoyar la pierna, y encima con un aparato para reforzar el muslo, supongo que una especie de tubo que irá fijado en cadera y rodilla, un horror.
No he dormido mas que un par de horas a la noche, de cuatro a seis, a pesar de las pastis de dormir y la colección de calmantes, tras pasarse la anestesia esto ha comenzado a doler en serio.
Imagen0076
Jueves

A la mañana seguía doliendo bastante, a base de paracetamoles y nolotiles ya se puede aguantar pero ha comenzado a hincharse y a la noche tengo ya el muslo y la rodilla hechos un salchichón.
Me tengo que agenciar unas muletas a la voz de ya, sin ellas no puedo moverme, grrrr
A ver si mañana me quitan el desagüe que me han dejado pinchao en el muslamen, desde ayer ya no sale sangre, y mira que es coñazo esto de tener tuberías saliendo del cuerpo. Así no puedo ni ir al wáter.

viernes

Bueno, sin tubo saliendo de muslamen se está mucho mejor. Carmen ya se ha agenciado unas muletas y esto es otra cosa, voy como una moto, no tengo que apoyar para nada la pierna mala. Ha pasado el ortopedista a cogerme las medidas para la muslera, que creo que va a ser mas un incordio que otra cosa, con las muletas me apaño bien y no fuerzo nada la cacha. A ver si consigo que me den el alta mañana, que me parece que me quieren tener hasta el lunes por lo menos, que es cuando se supone me traerán la dichosa muslera.

Me conecto por fin para colgar esto y veo los comentarios del post anterior…veo el video de mi sobrino que no toca nada mal,  sus manos y esos dedos me recuerdan a las tuyas Ricky, jejeje

Imagen 8Este lunes ingreso las ocho a Galdácano y el miércoles al quirófano de nuevo, espero que sólo a picar rasear y lucir como dice Obi y que no acabe con algo parecido a lo de la imagen, en plan piratapatapalo, que no las tengo todas conmigo.

No me hace mucha ilu pasarme dos días esperando en el hospital, con una cita con el anestesista hubiera bastado. Espero que al menos me den cama en la 7ª.

Todavía tengo el pecho dolorido y el costillar algo hinchado y,  el hueco que ha dejado la costilla perdida es espectacular. Un bollo en la carrocería de mucho cuidao. A ver si el miércoles salimos de quirófano con menos daños colaterales que en la  lobo/costillotomía del hongo aspergillus que parece va a resultar al final la bacteria actinomyces…(que recuerda en algunas cosas a los hongos, como la formación de hifas).

Crucemos los dedos.

Imagen 3

A las ocho y media como un clavo en consulta, he salido a eso de las dos tras leerme media novela que llevaba por si acaso y pasar tres consultas y dos viajes a rayos para fotografíar bien mi agujereado fémur, para llegar a la conclusión de que primero operar para limpiar la zona y consolidar cementando el hueso si es el caso como parece, antes de nada. Así que me llamarán para ingresar dentro de unos días, hacerme un bonito tajo en la cacha y abrir una ventana en el hueso para poder hurgar a gusto.
Enrique me comenta a primera hora que él apuesta por el actinomyces como causante de la infección, un patógeno que causa infecciones de lento desarrollo y que tarda más de un mes en aparecer en cultivo, por lo que casi nunca es detectado a no ser que se le busque específicamente, ya que los cultivos duran normalmente una semana.
En principio me receta amoxicilina pero tras hablar con otros médicos y examinarme de nuevo uno de ellos, creo que cirujano, optan por operar antes de nada y examinar luego bien lo que saquen del hueso infectado. Yo me quedo mas tranquilo, creo que es mejor meterle mano antes que después.
Como ya llevo semanas sin tomar antibióticos ni antimicóticos al menos los cultivos que se hagan podrán crecer y mostrar algo, lo cual es bueno. Lo malo del actinomyces es que el tratamiento con amoxicilina o penicilina dura entre seis meses y un año… 😦 ¿qué nuevos efectos secundarios pueden tener un año de intoxicación masiva de antibiótico?… amén de que el trasplante y la última sesión de quimio no creo que se puedan retrasar tanto. Cachis, a ver como lo arreglamos jefa.
Bueno, de momento toca pensar en cuantos días estaré ingresado tras la ope, a lo mejor me dejan con tubos de drenaje para lavar unos días el hueso… espero que no sean muchos y pueda acabar de disfrutar este verano en casa de nuevo.

al

Una recuperación espectacular estos días, sigo cogiendo peso y fuerza.
Bueno, mañana toca consulta, tengo que discutir el tratamiento con los galenos. Si voy a acabar con necesidad de cirugía, para limpiar el abceso y/o cementar el hueso perdido como me imagino más probable, supongo que será mejor hacerlo antes y no después de dos meses de fluoconazol o similar en vena. A ver que opinan. Creo que el arcaico consejo del médico griego sigue plenamente vigente, “el abceso hay que sajarlo y limpiarlo”.

A las ocho y media estaba esta mañana como un clavo, en ayunas, en mi cama de la UCA en el hospi listo para la extracción.
Hasta la una y media o dos no me han bajado a rayos para hacérmela… grrrr, toda la mañana durmiendo, despertándome a ratos por los ladridos del estómago, que protestaba. Y la pregunta inevitable, ¿para qué me citan a las 8.30 si la intervención es para el mediodía?… misterios de los arcanos médicos.
Luego la intervención en si, una chorrada oye. Yo que esperaba algo aparatoso, casi ni me he enterado. Desgraciadamente me han colocado boca abajo y no veía nada de lo que andaban, pero aparte de un pinchacito de anestesia local no he notado nada, ni ha tardado mucho, excepto por las inmersiones en la máquina de rayos para ver si iba bien encaminado. Antes de que me diera la vuelta al acabar ya se iba a escape el médico que me ha pinchao, le he preguntado antes de que saliese si me ha drenao y me ha dicho que no, justo coger la muestra de pus. Cachis.

La jefa se coge vacatas me cuenta y la próxima consulta el martes será con Jesús, otro de los galenos del equipo H. Y que me llamará de todas formas el viernes para concretar. Y que no ande en moto, bueno, después de ver mi cara lo deja en “no corras mucho”. La echaremos de menos.

Parece que va a hacer bueno estos días, así que aprovechando que Garazi (mi hija) está de vacatas con una amiga en portaventura y que al mayor ya se le puede dejar a su aire habrá que hacer alguna escapadita. Voy a llamar al Félix, el “rubio”, al que operaron conmigo en Cruces, a ver si anda bien por Motrico y vamos a hacerles una visita, a ver que se come por allí.

ImpatientOne-Buenas, quería dos cajas de paciencia…

-¿De cuatrocientos o seiscientos miligramos? 

-Mejor de seiscientos, deme las cajas que estoy muy desesperado

-Mire, ahora ha salido al mercado esta marca, pacientorplus, seiscientos miligramos reforzados con glutamato de dihidropacientina, el efecto es espectacularmente rápido y profundo, se lo aseguro.

-Verá, no tengo paciencia para considerarlo adecuadamente, deme lo que sea. Tres cajas mejor.

-La receta es sólo para dos cajas, no va a poder ser.

-Bueno bueno, no me las envuelva, me tomo ahora mismo una, rápido cobre

-Tome usted impaciente, que paciencia hay que tener con algunos…

(dedicado a mi lectora)

Esto de la paciencia es un poco relativo cuando uno tiene un cáncer ya que en realidad cualquier tiempo ganado a la muerte es un regalo. (Confucio)

Cuando tras la fulminante muerte de mi compañero Rafa por un cáncer pulmonar me vi yo también con un cáncer encima, lo primero que creí es que era similar al suyo y con igual pronóstico, un mes o dos de vida. Luego resultó que no era de pulmón sino un linfoma, y que a pesar de ser muy grave había tratamiento fiable y muchas posibilidades de tirar unos añitos para adelante. Así que un linfoma de manto muy agresivo fué en realidad una buena noticia para mí, que esperaba uno pulmonar con metástasis.

Luego claro el tratamiento es un auténtico coñazo pero como me había advertido al principio Ricky de lo jodido que iba a ser, pues se va pasando teniendo siempre en cuenta que lo que no depende de uno mismo no merece la pena que te amargue, y que siempre es mejor estar animado que cabreado, para mi y para los que me rodean.

A esto hay que añadir que Galdákano es un hospital amigable con un personal estupendo y un equipo médico que sabe de que va esto, ¿adivinais quien lleva mi caso? 🙂

Imagen 4
Fuente

Si no hubiese sido por las complicaciones ya habría acabado el tratamiento, pero los hongos han decidido jugarme una mala pasada y ponerse en plan imperialista invadiendo mi cuerpo y, la verdad es que tantos meses en el hospital saliendo para volver a entrar a los cuatro días cansan un poco, pero ahora estoy en casa recuperando fuerzas por fin, sale pelo que ya parezco un oso y hasta masa muscular parece, he engordado kilo y medio. Y como es veranito hace calor y paseo por fin sin gorros y bufandas, una delicia. Alas mañanas ando activo a tope casi y es al mediodía cuando me viene bajón, cansancio y empieza a doler un poco, pero tras una buena siesta de nuevo al tajo un rato, hacer lo que sea, hasta que a la noche el cansancio y la pierna den la coña de nuevo. Cada día un poco mejor, sin sustos. La infección del fémur la verdad es que no incordia por ahora demasiado y disfruto de poder estar en casa, por fin, un poco activo.