Skip navigation

Sister morphine

Anoche sobre las diez y aprovechando que poco antes me habían puesto un chute de morfina y por ello estaba sin dolores apenas le di un masaje con mi brazo útil, el izquierdo, a la pobre Carmen en justa correspondencia de todos los que ella me está dando estos días.
Un buen masaje de espalda y cuello que como suele ser habitual en mis masajes de espalda la dejó dormida. Estaba en mi cama tendida como es lógico y allí la dejé dormir tranquila, mientras yo esperaba a la doce y la aparición de la enfermera con las consabidas bolsitas de medicamentos que todas las noches a esa hora vienen a ponerme, en bolsas de perfusión que me conectan al reservorio.
Así que cuando apareció la enfermera, nueva esta noche al menos para mi, yo estaba sentado en el silloncito para el acompañante del enfermo sentado escribiendo el post anterior para el blog y Carmen dormía a pierna suelta plácidamente en mi cama de enfermo.
Entra la enfermera y se pone a buscar en los brazos al aire de Carmen la vía que todo enfermo tiene en el hospital para que le inoculen los venenillos medicamentosos que le correspondan… al no ver vía ninguna me pregunta a mi, pensando que era el acompañante del enfermo si no tenía vía puesta a lo que yo le enseñé la mía, diciéndole que el enfermo era yo y no ella, mientras me levantaba del silloncito para despertar a mi costillita. Su cara fué todo un poema y enfadándose sin venir a cuento entró en cólera, como si alguien pretendiese engañarla o algo así, e hizo algún comentario fuera de tono. Le intenté explicar lo que pasaba, que le había dado un masaje y se había quedado roque tras mi manipulación dáctil, sin más y que se merecía ese descansito tras varios días de maldormir en la puñetera sillita de las visitas. Su contestación fue que para eso mejor se iba a su casa a dormir y encima comentando que yo le había dado una mala contestación, cuando era ella la que había hecho un comentario fuera de lugar.
Carmen ni se enteró del incidente, aunque a la mañana siguiente hemos hecho muchas risas al contarle que por poco la ponen a ella los antibióticos en vez de a mí.
Sin embargo, la noche anterior, otra enfermera sin tanta mala leche no se sorprendió de que estuviésemos a esa hora los dos juntos en mi cama, y me puso las bolsitas de medicamentos sin decir ni pío.
Si llega a ser la de anoche menuda bronca que nos hubiera caído…
🙂


En otro orden de cosas y a pesar de que Rumbero está encantado con lo chula que le ha salido la operación, a mi me toca quejarme de un par de cosas… primero que no se como rayos me retorcieron el brazo derecho para que no les molestase al operar, pero me duele el condenado una barbaridad, tendinitis me decía esta mañana el dr Rumbero que debía ser, de alguna postura forzada en que me lo colocaron, no se, ¿alrededor del pescuezo con dos vueltas y media?… y otra, que sigo con la puñetera infección del principio, que siguen sin saber parece que bisho es y, aparte de seguir hinchándome de antibióticos de todos los colores la cosa sigue estacionaria en ese sentido…grrrr, lo cual retarde mi salida de aquí. 😦 , y otra que sigue doliendo el pecho y la espalda un monton, ahora mismo estoy con una colección de analgésicos (nolotil, paracetamol, ibuprofeno) junto con un parche de morfina en el pecho y además, otra inyeccción de morfa en el brazo que he pedido hace una hora, porque ni entre todo eso junto consigo no tener dolores fuertes, bueno, al menos con la inyección consigo poder dormir y que no me martirice la espalda al estar tumbado.
así que hoy toca de musiqueta sister morphine, ¡me volveré adicto?… 😀

Anuncios

6 Comments

  1. Hay mucho y mucha insustancial por ahí…Bueno, para muchos (no para todos) hay una especie de código social, en el que el guardar las formas es muy importante. En un Hospital es ese código normal.

    Yo me acuerdo de una historia de Basurto, en la que una gitana, que estaba ingresada la pillaron “in fraganti” con el gitano, en la cama de ella, echando un polvo. Por supuesto, que se montó un escándalo de órdago.

    A mí me parece mal, que cuando entro en una Habitación del Hospital haya gente tumbada en la cama de los enfermos, en general el novio o la novia o el marido o la mujer, tumbados juntos, algunos haciendose carantonas…Para mí está fuera de tono. Pero al decir las cosas, hay que decirlas bien. Yo por lo general me callo, pero tampoco me parece bien, y sobre todo es una falta de educación, que cuando entra el médico o la enfermera, no hagan ni siquiera el amago de levantarse. Problema generacional? No lo sé, pero a mí me han educado también de otra forma.

    Lo que sí estuvo mal por parte de la enfermera fue el montar el chocho que montó. Eso está fuera de tono y por supuesto es inperdonable, sobre todo, porque tú le diste la explicación. A mí, en lugar de ella, me hubiera dado igual, ya que ni estabais en la cama juntos, ni haciendo cosas raras…

    Tienes tú razón

  2. Vamos, que si me pillan en la cama de un hospital, con puerta en la habitación hábil para llamar y me echan la bronca si no me comporto, me cago en…

    Otra cosa es en un parque público.

    Tienes tú razón.

  3. Bueno, yo comprendo que las “formas” sociales y las normas tienen su sentido y tampoco es plan de que cada cual haga de su capa un sayo, pero la verdad, llevo ya mas de un mes sin poder hacerle unos arrumacos a la parienta y que quereís que os diga, un “vis a vis” de vez en cuando es necesario, así que estar los dos juntos en la cama tiene dos funciones, una que Carmen pueda dormir un poco decentemente( cuando la veo en la sillita esta de tortura doblada durmiendo es que me da dolor de corazón) y otra poder estar un poco “juntos” tras tanto tiempo sin poder dormir arrimados, que la verdad es que nos echamos en falta.
    La cosa es que la enfermera tampoco montó un follón de la pera, simplemente la sorprendió el cambio de papeles enfermo/acompañante y en ese momento le sentó un poco mal, tampoco se puso demasiado borde ni nada, de hecho a la noche siguiente cuando vino a ponerme a las doce las bolsas de medicamentos estábamos los dos en la cama, (sin hechar polvos ni nada Dr Rick) y no nos ha dicho ni mú, creo ya le hemos curado de espantos.
    Lo que es muy gracioso es que son las auxiliares las que cuando nos ven juntos en la cama nos llaman la atención… ¿porqué los que menos debieran, por cargo y responsabilidad, son los mas bulleros?
    🙂

  4. La verdad es que es “simpática”la escena,me imagino la cara de la enfermera cu
    ando le enseñas la bia en tu brazo.
    Estoy deacuerdo con Ricky en todo lo que ha comentado pero tú sigue cuidando a Carmen todo lo que puedas y cuidate tú.Besos

  5. Sobre si la razón la tenemos uno u otra yo creo que la tenemos ambos dos…
    Hola lectora, la verdad es que si, la situación fue verdaderamente cómica.
    😀
    bss

  6. Hombre, es una question de Point of wiew. Depende tambien de que generación se trate, pero formas son formas, que también están por supuesto para romperlas…Si a mí me hubiera pasado lo que le pasó a la enfermera, yo mismo me hubiera partido de risa…Ella no lo tomó tan de juerga, por lo visto… 😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: