Skip navigation

Cruces
Con doce o trece años y enredando en el laboratorio casero que a esa edad tenía en casa, (las ventajas de aquellos pisos bilbainos de antaño, inmensos y siempre con alguna habitación de sobra, esa me la cogí yo al lado de mi cuarto para mis juegos y en ella monté un laboratorio más que respetable para esa edad, que había comenzado años antes con los cheminovas, cada año uno más grande, hasta que pasé a comprar en tiendas de suministros de laboratorio), en compañia de mi por entonces inseparable Rick, nos pusimos a obtener ácido clorhídrico mezclando sulfúrico con sal común, ClNa.
Todo iba bien, el gas empezó a circular por el serpentín de cristal y no se a santo de qué tuve que agarrar el matraz con la mano, sólo para ver cómo el tapón se movía antes de saltar por los aires y salir una nube de ácido puro que me cayó en la cara.
Nos habíamos olvidado de poner el tubo de seguridad, para aliviar posibles sobrepresiones…un fallo imperdonable.

A Rick le cayó una gota en el labio y a mí todo lo demás en el careto, así que me hizo una avería muy seria que no fué un auténtico desastre por la rápida intervención de mi padre, que no se si consultando con mi tío, químico y padre de Rick, me aplicó la solución mágica y única, el agua sola no servía para nada, bicarbonato a manta.
El bicarbonato reacciona con el ácido y lo trasforma en otra sal inofensiva.
Y menos mal, porque luego al buscar hospital aquello fue un calvario. Recuerdo ir a alguno de Bilbao donde no me admitieron y acabé en Cruces, donde me hicieron esperar una hora o más antes de tocarme el turno, para darme mucho mercurocromo por la cara y decretar mi ingreso en la planta de quemados.
Si mi viejo me lleva directamente al hospital en vez de curarme en casa, hoy sería en el mejor de los casos un monstruito de cara quemada hasta el hueso. El ácido hubiera continuado comiéndose la carne supongo hasta dos horas después, cuando me atendieron por fin en Cruces.

Pasé unas semanas allí superaburrido, con mi cara roja e hinchada grotescamente, un ojo totalmente cerrado y el otro a medias y recuerdo que me pasaba horas sentado en esa escalera de la fotografía, que le da su personalidad a Cruces, mirandoy remirando el cielo las nubes y poco más que pasaba por allí abajo. Así que tengo una relación personal con esta escalera de caracol de catorce pisos, magnífica.

Tenía otro chaval de compañero en la habitación, más pequeño y no recuerdo por qué motivo, al que cuidaba día y noche su madre.
Una noche de insomnio me levanté y decidí dar un paseo, sonaban las doce en algún reloj cuando en la oscuridad oí los pasos de la madre que regresaba, abrí la puerta para salir al pasillo en el mismo momento en que la mujer llegaba para entrar en la habitación. Se llevó realmente un susto de muerte la pobre cuando la puerta se le abrió “sola” cuando ella alargó la mano y allí estaba yo, con mi cara roja y deforme mirándola. Fué un poco maquiavélico por mi parte, lo reconozco.

Mucho mas tarde en Cruces nacieron mis hijos y hasta ahora no había tenido que volver.
Espero no hacerme asíduo.

Anuncios

7 Comments

  1. Co.nio, pues entre Rick y tu o a la inversa, montasteis un pifóstio, de órdago a la grande y encima el susto a la vecina de Cruces, menos mal que el bicarbonato vale casi para todo. A mi, para después de una comida abundante, me imagino que el estómago se me pone menos hinchado.

  2. Ya me acuerdo! Tu padre le llamó al mío, que le dio el Remedio del Bicarbonato. Fue una hostiada! Un ano más tarde jodiste el lavabo de tu casa con una barra de Sodio (aquellas barras prismáticas, te acuerdas?) Pegó un pedo de órdago. Se quemó la cortina del Bano por casualidad 😉 y el lavabo cayó al suelo, también por casualidad :-)) debido a la explosión…Tu madre te montó un Cristo de resonancia callejera. También con la tortuga, a la que le pusiste una inyección de sulfúrico para que no sufriera…Y la campana submarina- Tintero con luz) en la plaza de Jado, con la cucaracha dentro…La verdad es que lo pasábamos de cojones…Qué tiempos! Hoy solo saben jugar con computadoras y Móviles!
    Te veo más animado que otros días. Cuando te meten mano? El cirujano que te vió el otro día parece saber lo que dice y lo que hace. Estoy tranquilo…

  3. “…Garay es un cerdo…Garay es un cerdo…” Vaya cristo con Garay, en Colón de Larreategui. Nos cogió por banda el susodicho Garay y nos metió el cabrón un miedo en el cuerpo de órdago, cuando nos metió en aquel despacho y dijo que iba a llamar a la Policía y a nuestros padres. Era la hora de comer. Teníamos que ir a casa, y el cabrón nos tuvo encerrados más de una hora. Hoy le hubiéramos metido mano por secuestrador! 😉 Ya las hemos hecho, ya…!

  4. Y las de la casa de la abuela eran de película también…Bueno sie empezamos a contar ya no paramos…En Laredo con los arcos y las flechas…y la cabanas! Ya me acuerdo. Más tarde, ya cuando éramos más mayores ibamos a aquella heladería cerca de la Gran Vía. Otras veces, al Pagasarri con Eugenia y Francois…Después se fueron ya separando nuestras vidas y nuestros intereses. Pero a pesar de la Ditancia, quitando unos anos de por medio, en los que no teníamos contacto, empos empezado a vernos y escribirnos, cosa que tengo que agradecerle a tu enfermedad, por desgracia, pero es para mí una de las pocas cosas que un jodido tumor tiene: nos ha unido mucho más.

  5. Oño, y yo que no me acuerdo de lo del sodio en el lavabo de casa…
    Si recuerdo cuando eché un buen pedazo de sodio en el estanque de los patos, en Doña Casilda, en el parque al lado de tu casa, pegó un pedo considerable también… jejeje
    ¿Y te acuerdas de como tuneábamos las mechas de aquellos petarditos verdes que vendían, para que tardasen más en estallar?… conseguíamos que en vez de estallar en dos segundos lo hiciesen en la calle, cinco pisos mas abajo, allí en Buenos Aires… hasta que uno le estalló en la cara a alguien que avisó a la pasma y vinieron a casa…
    No fue la única ocasión, otras veces eran los bomberos, a cuenta de las humaredas que montábamos con los experimentos de todo tipo.
    Que tiempos, desde luego nada que ver con los chavales de ahora, que no desarrollan mas que el pulgar de tanto darle al móvil y a la consola de juegos.
    ¿Y te acuerdas de aquella que montamos en Landachueta, (se que estaba con dos o tres amiguetes más, no recuerdo si tu estabas en aquél ajo) con una bomba “lenta” muy gorda enterrada que hice explotar con una bombilla de linterna sin cristaly una pila y unos metros de cable?… se montó una humareda del copón de anhídrido sulfuroso que cubrió Landachueta entera e hizo que llamasen a la Guardia Civil, nosotros acojonaditos, haciéndonos los suecos por allí… jajaja, desde luego los picolos buscarían gente de Eta, no chavales de doce años, juas juas juas
    Lo de lenta era porque mezclaba la pólvora con muchísimo mas azufre de lo normal, con lo que ardía en vez de explotar y echaba un humo de la pera, con aquella mezcla en Laredo “fabricaba” volcanes en miniatura, rellenando el agujero de un metro de profundidad que hacía con una barra de hierro de encofrar en la arena lodosa de cerca de casa, con unas cuantos volcanes de aquellos y los tanques en miniatura de mi colección montábamos unas batallitas de lo más reales y espectaculares. Era una gozada achicharrar algún tanque o camioncito en alguno de los volcanes, superrealistas, echaban lava ardiendo y todo.
    Creo que lo de “rompetechos” con que me llamaba la abuela estaba más que justificado.
    ¡Que tiempos!

  6. Por cierto, lo de la tortuga no me lo he perdonado todavía…pobrecita

  7. Se supone que me meterán mano esta semana, buscarán un hueco para hacerlo pronto, ya tienen programadas las intervenciones para unos días y tienen que hacerme hueco. Y que no tarden, que la p infección sigue avanzando, por mucho antibiótico que me endilgan, que no paran por cierto.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: