Skip navigation

Monthly Archives: mayo 2009

Imagen 2
(Estadísticas de visitas del blog, piano piano in crecchendo)

Ayer y tras pasar un día en Galdákano Garazi por fin me deja irme para casa…¡¡¡yupiiiiii!!!!

Me encuentro mucho mejor, estoy disfrutando como un enano del buen tiempo que por fin me coincide en la calle tras este crudo invierno y además Rick, por fin el análisis anatomopatológico ha encontrado el hongo responsable del desaguisado. 😀
Garazi me encarga que te diga (ya ves que también se acuerda de ti) que es un aspergilus, una ifa si mal no recuerdo, (no lo apunté y tengo la duda) la que encapsulada resistió todos los diversos antimicóticos con que la jefa lo ha bombardeado, siempre dijo que tenía la corazonada de que era un aspergilus el responsable.
Así que la cosa es que por una parte estoy libre ya de tomar tropecientos antibióticos por si eran bacterias, lo cual es un gran paso adelante y un alivio para mi y mis riñones e hígado, ahora tomo sólo posanazol (marca noxafil) para el hongo con nombre y apellidos y calmantes para los dolores, que también remiten de forma sustanciosa desde que me dijeron que me daban el alta en Cruces.
Me encuentro muy bien, hoy llevo todo el día casi en la calle disfrutando del tiempo, haciendo recados en mi silla de ruedas particular, la moto, con la que ando mucho mas cómodo que a pie, el brazo caminando me duele bastante y sin embargo apoyado en el manillar conduciendo está en una postura que le va como la seda y no me molesta para nada.
El cambio a mejor es realmente espectacular que estoy teniendo. ya me han quitado todos los puntos y grapas antes de salir de Galdácano, y lo único ha sido un susto esta noche que me ha tenido toda la noche sin dormir y pensando en que hoy iba a tener que ir a Galdácano a urgencias a perderme este maravilloso día.
¿el motivo?… rascarme las pelotas, así como suena. Me explico;
Al meterme a la cama anoche me rasqué esa parte de mi anatomía tan alejada de todos los males padecidos hasta ahora, con tan mala fortuna que me arranqué una costrita diminuta de sangre de una venilla de un tercio de milímetro, que me provocó una pequeñísima hemorragia de la que ni me dí cuenta hasta dos horas después, al levantarme de la cama y verme ensangrentado como una chica con una regla copiosa y sin tampax… estaba perdidito de sangre y había manchado hasta el colchón…
La cosa es que como ando bajo de plaquetas la diminuta hemorragia, al no cesar, con las horas pues iba tirando bastante sangre de una forma un poco escandalosa, ya sabes como es eso de la sangre, tan aparatoso.
Así que me puse unas gasas y en vez de dormir, me he pasado en vela toda la noche esperando a que cesase la puñetera hemorragia, que no lo ha hecho hasta las ocho de la mañana… una puñeta vamos, aunque por lo menos al fin ha parado y me ha evitado tener que ir a urgencias a contarle a algún médico de guardia tan peregrina situación.
Por cierto, me acordaba mucho de un cuento de Gabriel G. Márquez, “el rastro de tu sangre en la nieve”, del libro “doce cuentos peregrinos” que básicamente coincide con lo mío, excepto que en vez de un vejestorio cascarrabias como yo es a una recién casada a la que le pasa, que se pincha con una espina de una rosa un dedito con su ramo nupcial el día de su boda, se va de luna de miel de viaje, no se le corta la hemorragia y acaba muriendo a los tres días, no se si la conoceréis.
En fin, anécdota hemohuevil aparte estoy como una rosa, repito y muy muy feliz de al fin poder superar dos meses de calvario en Galda, de fiebres y podedumbres pulmonares y un par de semanas muy jodidas en Cruces que han acabado con lobotomia central pulmonar y tres costillas rascadas hasta la médula, un postoperatorio muy fastidioso pero por fin, como digo, todo ha sido para bien parece y puedo empezar a desquitarme de tanta gaita y tanta zarandaja. Esperemos ya sólo que la infección por la ifa, que todavía está ahí la muy cabrita en los pulmones, se cure por fin y la jefa pueda dentro de poco iniciar la recogida de células madre y preparar el trasplante (ahí si que estoy un poco acojonaíto, va a ser un mes aislado y durillo, pero como tu dices, es el final de esta maratón que al final en vez de cuarenta kilómetros está resultando de ochenta por lo menos. 🙂
Y como prueba de mi mejoría te pongo una foto de como levanto ya las tres bolas de mi aparato de gimnasia pulmonar, hasta hace dos días no pasaba de una.
Imagen 2
ahiva, juer, que esta no es, espera que la encuentre… aquí está, esta vez si creo 😀
Imagen0054
La foto está sacada en Galdácano ayer, estando ingresado todavía.
¿Cómo lo ves primo?

Tras siete meses de quimioterapia, complicaciones y tratamientos esta noche restan un par de consideraciones.
En primer lugar, mi agradecimiento superlativo a los médicos y enfermer@s que me aguantan y tratan mi cáncer, mis complicaciones y mis manías, tanto de Galdácano como ahora de Cruces por donde también he tenido que pasar. Y no os nombro porque ya sois tantos que las ausencias y los olvidos serían muchos, tantas personas me están echando una mano.
Y desde luego y en primer lugar, mi queridísima esposa, que está pasando el calvario de mi enfermedad al pié del cañón aguantando la que está cayendo siempre con ánimo, una sonrisa y apoyándome y ayudándome continuamente y en todo, además de mis hijos, que sufren también mi ausencia y mi calvario.
También están ahí el resto de mi familia echando más de una mano, mi primo del alma, mi hermana, mi madre, mi tía, mi cuñadita y muchos amigos que están ahí animando cuando se tercia y ofreciendo cariño y apoyo. Gracias a todos, todos sois muy importantes para mi.

La reflexión es sobre categorías humanas y las distintas calidades de las personas.
En primer lugar, un apunte sobre los gitanos. En Cruces me tocó de compañero de habitación la primera vez un gitano, Félix el “rubio”, del que ya hablé en su momento comentando la tribu de familiares que le acompañaba allí, numerosísima, que a pesar de ser ciento y la madre no molestaban debido a que tienen más educación y saber estar que demasiados payos. En estos días he hecho amistad con él y su mujer, Carmen, tocaya de la mía. En estos momentos y recién operado está hecho polvo pasándolas canutas, espero que se recupere bien, ya hemos quedado para este verano en Motrico donde pasan el verano, para vernos y hacer una jamada. Creo que allí le conocen por “el melonero”, supongo que dedicará a venderlos.

En segundo lugar otro apunte sobre las inercias mentales de demasiadas personas, como la enfermera de esta noche a la que le he pedido por favor un antiácido, aquí tienen “álmax”, ya que no se por qué tengo una acidez que como le he dicho me sale por las orejas, y que me lo ha negado porque los médicos no me lo tienen “pautado”, es decir recetado. Lógico que no lo tenga pautado porque normalmente no tengo acidez, lo de esta noche es una novedad, pero por simple caridad me lo tendría que dar ella misma, he tenido que ir al otro ala de la planta, el mío de siempre, donde las enfermeras que me conocen, no han tenido el más mínimo inconveniente en darme un sobrecito de almax a pesar de que ni siquiera estoy en su ala. (al no haber habitación allí hoy he acabado en esta otra ala de la planta, que no es la “mía).
No es la primera vez que me pasa desde luego, el necesitar algo y negarse la enfermera porque el médico no me lo tiene recetado, para eso suelen ser de piñón fijo, pero que se nieguen a darte un puñetero almax mas inofensivo aún que el bicarbonato, me parece de guiness, cuando lo necesitas “de verdad de la buena”.

Y en tercer lugar otro apunte sobre algo muy curioso pero desgraciadamente cotidiano, que es el detalle de que muchas auxiliares, demasiadas, disfruten llamándote la atención o prohibiéndote tonterías que las enfermeras y menos los médicos no harían ni por asomo, como por ejemplo la que el día pasado se negó a vaciarme el bote de los orines porque “no era la hora”, estando lleno el bote y el conejo, a lo que la contesté que muy bien, que tendría que mear en el suelo a partir de ese momento, o la otra que le prohibía a mi mujer orinar en el wáter de mi habitación por ejemplo.
Yo creo que lo hacen estas personas por que tienen el complejo de su categoría laboral, la más baja, y al no aceptarlo como debieran (no se es menos por supuesto por tener un trabajo de menos categoría desde luego, y un barrendero puede ser una persona de categoría 10 y un presidente de gobierno ser un auténtico cretino) se desquitan ejerciendo una autoridad que en realidad ni tienen ni les corresponde.

Y como despedida esta noche señalar que es una delicia volver al oasis de tranquilidad que es este hospital de Galdákano en comparación con Cruces, que tendrá “de todo” y unos quirófanos estupendos pero que tanto para los pacientes como para el personal que allí trabaja es un torbellino de ruido y estrés.

La foto es de hace unos meses, mía haciendo de Don Quijote.
😀
100_4390

jail

Ayer quedamos en que me iba para “mi” hospital a la mañana, a primera hora al pasar la visita los médicos. Yo todo contento le llamé a la jefa para que en la medida de lo posible agilizase los insidiosos trámites burocráticos y de paso saludarla.
Tenía la vaga esperanza de que a la tarde (no soy tan ingenuo como para pensar que esa misma mañana se hiciese el traslado) pudiésemos Carmen y yo montar en el bus/ambulancia que nos trasladase de hospital. La tarde pasó y con ella aquella esperanza.
Esta mañana hemos intentado remover cielo y tierra para que el traslado se hiciese esta mañana, sin éxito. No había cama libre en el hospi de Galdakao y sin esa formalidad el protocolo se vuelve rígido e inflexible, pese a que acto seguido allí me darán el alta para ir a casita y seguir el tratamiento en mi morada, con la visita de algún médico o enfermero que controle el tema.
Por fin después de comer nos han avisado de que que ya han llamado de Galda diciendo que ya hay cama libre para mí, a partir de las cinco (trámite protocolario de allí, hasta esa hora no pasan a limpiar la habitación los de la limpieza y por tanto quedar disponible la cama para el siguiente paciente, aunque esté libre la cama desde la mañana temprano, por ejemplo) y por consiguiente a esa hora avisarán a la ambulacia que nos ha de llevar hasta allá. (Espero que no haya problema para que mi acompañante pueda ir montada en ella, y no me la hagan ir en tren con las maletas a Carmen)
Y yo estoy desarrollando varios síndromes a la vez. Por una parte tengo unos dolores de espalda maquiavélicos de estar meses tumbado o sentado que me están empezando a martirizar, a añadir a los del brazo retorcido en las cinco horas y media de operación y a los de la propia operación. Y por otra parte estoy desarrollando otro síndrome, esta vez mental, de estar encerrado en una especie de cárcel, ya que los hospitales son unos hotelitos deliciososo según lo mires pero a la vez son unos talegos carcelarios en los que no hay ni vises a vises ni salidas de fines de semana, como es el caso aquí en Cruces. Eso de depender totalmente de terceros para cualquier cosa que necesites del exterior tiene su cosa.

Bueno, espero que no haya problemas ahora en Galda para poder coger el alta e
ir para casa, aunque imagino que no será ya hoy y tendrá que ser mañana.
tengo muchas ganas de ver a Garazi (mi nenita, no la jefa, que también) y poder salir a la calle a hacer cosas tan cotidianas como ir a una tienda a comprarme unos auriculares nuevos para escuchar la radio o música en el ordenata…
Imagen0045

Pd. Bajo a oncología, me dicen que la jefa de allí le ha dado el visto bueno a la idea de colgar mi cartelito publicitando el blog, para que los pacientes de aquí se enteren de que existe.
🙂

201_4073
Hoy Rumbero me ha dicho en la visita de la mañana que me manda ya para Galdákano, (otra vez a la ambulancia, a ver si pillo otro ambulanciero enrollao y podemos ir delante con él 🙂 ), y luego he llamado a la jefa para decirle que le iba a llamar Rumbero y que se ponga de acuerdo con él, que estoy hasta la calva de Cruces y su barahunda, así que mañana espero poder ir para allá. Hecho en falta “mi” hospital.
Garazi me ha dicho que me mandará a casa y que pasará por mi guarida un enfermer@ para ponerme los antibióticos y esas cosas, incluidos los parches de morfina, que ya le he avisado de que esto duele todavía cosa mala, sobre todo el brazo, que debieron ponérmelo mas retorcido que la escalera de Cruces y duele lo que más.
Esta tarde he aprovechado para volver a la ciberaula de los peques en la 5ª planta y en un pis pas preparar un par de carteles con la impresora que tienen allí y la ayuda de la monitora para luego pasar por oncología en la 2ª y pasárselos a una enfermera de allí, comentándole mi caso y el blog, para que lo cuelgue por allí por si a alguien que comience tratamiento le sirva para pasar el rato y/o enterarse de que va la vaina esto de la quimioterapia. Le ha parecido buena idea y se ha mostrado receptiva, creo que lo pondrán por allí en alguna parte que ellos decidan y pueda ver la gente que anda ingresada allí. Un cartel sencillito:

Diario de un paciente de oncología
Busca en Google “quimioterapio”

Ahora tendré que preparar otro para Galdákano… jejeje, que menos.

Sister morphine

Anoche sobre las diez y aprovechando que poco antes me habían puesto un chute de morfina y por ello estaba sin dolores apenas le di un masaje con mi brazo útil, el izquierdo, a la pobre Carmen en justa correspondencia de todos los que ella me está dando estos días.
Un buen masaje de espalda y cuello que como suele ser habitual en mis masajes de espalda la dejó dormida. Estaba en mi cama tendida como es lógico y allí la dejé dormir tranquila, mientras yo esperaba a la doce y la aparición de la enfermera con las consabidas bolsitas de medicamentos que todas las noches a esa hora vienen a ponerme, en bolsas de perfusión que me conectan al reservorio.
Así que cuando apareció la enfermera, nueva esta noche al menos para mi, yo estaba sentado en el silloncito para el acompañante del enfermo sentado escribiendo el post anterior para el blog y Carmen dormía a pierna suelta plácidamente en mi cama de enfermo.
Entra la enfermera y se pone a buscar en los brazos al aire de Carmen la vía que todo enfermo tiene en el hospital para que le inoculen los venenillos medicamentosos que le correspondan… al no ver vía ninguna me pregunta a mi, pensando que era el acompañante del enfermo si no tenía vía puesta a lo que yo le enseñé la mía, diciéndole que el enfermo era yo y no ella, mientras me levantaba del silloncito para despertar a mi costillita. Su cara fué todo un poema y enfadándose sin venir a cuento entró en cólera, como si alguien pretendiese engañarla o algo así, e hizo algún comentario fuera de tono. Le intenté explicar lo que pasaba, que le había dado un masaje y se había quedado roque tras mi manipulación dáctil, sin más y que se merecía ese descansito tras varios días de maldormir en la puñetera sillita de las visitas. Su contestación fue que para eso mejor se iba a su casa a dormir y encima comentando que yo le había dado una mala contestación, cuando era ella la que había hecho un comentario fuera de lugar.
Carmen ni se enteró del incidente, aunque a la mañana siguiente hemos hecho muchas risas al contarle que por poco la ponen a ella los antibióticos en vez de a mí.
Sin embargo, la noche anterior, otra enfermera sin tanta mala leche no se sorprendió de que estuviésemos a esa hora los dos juntos en mi cama, y me puso las bolsitas de medicamentos sin decir ni pío.
Si llega a ser la de anoche menuda bronca que nos hubiera caído…
🙂


En otro orden de cosas y a pesar de que Rumbero está encantado con lo chula que le ha salido la operación, a mi me toca quejarme de un par de cosas… primero que no se como rayos me retorcieron el brazo derecho para que no les molestase al operar, pero me duele el condenado una barbaridad, tendinitis me decía esta mañana el dr Rumbero que debía ser, de alguna postura forzada en que me lo colocaron, no se, ¿alrededor del pescuezo con dos vueltas y media?… y otra, que sigo con la puñetera infección del principio, que siguen sin saber parece que bisho es y, aparte de seguir hinchándome de antibióticos de todos los colores la cosa sigue estacionaria en ese sentido…grrrr, lo cual retarde mi salida de aquí. 😦 , y otra que sigue doliendo el pecho y la espalda un monton, ahora mismo estoy con una colección de analgésicos (nolotil, paracetamol, ibuprofeno) junto con un parche de morfina en el pecho y además, otra inyeccción de morfa en el brazo que he pedido hace una hora, porque ni entre todo eso junto consigo no tener dolores fuertes, bueno, al menos con la inyección consigo poder dormir y que no me martirice la espalda al estar tumbado.
así que hoy toca de musiqueta sister morphine, ¡me volveré adicto?… 😀

Irma, Jaione, Ainhoa, Edurne, Nahia…
Enfermeras de cirujía torácica tan distintistas entre si y a la vez igualmente encantadoras. De esas personas que prestan el 100% de su esfuerzo y su trabajo para que las cosas salgan bien, para que el paciente salga beneficiado, de esas personas vamos, que da gusto tenerlas cerca. Les quiero rendir hoy mi pequeño homenaje, toda vez que he puesto una queja también hoy mismo a la dirección de Cruces sobre algunas auxiliares que van en la dirección contraria. Malas caras, malas contestaciones, nula colaboración con el paciente y demasiado de “eso no es cosa mía, paso de todo tío”. Funcionaritis aguda cronificada.
La queja ya está puesta y archivada, y tras ella me apetece poner otra de admiración sobre quienes cumplen perfectamente con su trabajo. Como no hay formularios para ello que yo sepa, recurro al blog, que a lo mejor llega a más gente si te descuidas y tiene más impacto.
ang_farol2 Desde aquí un brindis por estas tres mosqueteras de bata azul y jeringa en ristre que se esfuerzan día a día por hacernos la vida más fácil a los demás.
Y como señala con pleno conocimiento de causa Rick en su comentario del post anterior, a veces queda más en la retina del paciente no el excelente trabajo del médico o la enfermera sino el pésimo trato del auxiliar amargado de la vida que no da más de si que pegar bufidos y malas contestaciones. Lo malo como dice lector es que despedir o imponer medidas disciplinarias que corrijan esas actitudes es tarea imposible con estas legislaciones “progresistas” les llaman los que presumen de progres, (dime de que presumes y te diré de que careces) que protegen mas al delincuente que a la víctima o como en nuestro caso, protegen más al pésimo trabajador que al sufrido paciente.
Cést la vie, cést vraie, pero que putada.


En otro orden de cosas, hoy Rumbero me ha quitado uno de los dos tubos de drenaje, ¡¡¡bien!!!, y parece que la cosa no marcha mal, aunque esto sigue doliendo a base de bien, creo que sobre todo son las costillas “rascadas”, aunque vete a saber. Ricky, qu tu estás mas al tanto me parece, (aquí los medicatas pecan de no informarte demasiado me parece, y seguro que te cuenta mas cosas a ti como colega que a mi, ¿cuando me mandan para casa??? 😀
Por cierto, tu madre y tía mía ha venido esta mañana a cuidarme unas horas y me ha vuelto a traer ese jamón de bellota que está de muerte, antes a la hora de la cena me he despertado mal y no he podido cenar, creo que me he enfriado un poco mientras dormía con la ventana abierta, habrán dejado la puerta abierta y se habrá hecho corriente, pero ahora que se me ha pasado me estoy poniendo cieguísimo de pata negra… jejeje, que requetebueno que está.

Ana, ya estoy en esa parte de la novela, justo cuando le van a usar el carrito de los perros calientes para esconder allí lo que supongo será droga, porno o algún marrón parecido. 🙂
Bueno, acabo la bolsita de jamón y el post a la vez, buenas noches y que el angelito de la guarda os traiga dulces sueños.

y1plrozBjGlQtu1pUDb8BLaNf4ulgjy9xoa_f2Dv8JAYgy2lXgtP6_ZXZJZP-lER_j7oBAgcwh4_qk-1
Carmen me ha traído “la conjura de los necios” que me recomendaste Ana, de la biblioteca municipal de Cruces que está aquí cerca, la estoy leyendo. Divertida. Menudo pasao el Ignatius.
Aunque la mayor parte del tiempo lo paso dormido, es como se hace mas corto ya de que de por si resulta interminable. A este paso voy a pasar un año casi entero encamado en hospitales, lo cual son un porrón de horas considerable máxime si se tiene en cuenta que son horas mas bien “doloridas” ó “dolorosas”, ahora mismo tengo colgado del cuello una bombonita de morfina que la va soltando pco a poco durante 24 horas y como no me es suficiente la enfermera me ha puesto un chute de lo mismo, para poder aguantar mejor esta pechuga llena de grapas que tengo, dolorida hasta la médula.
Rumbero dice que la cosa va bien, que me quitarán la aspiradora pronto porque ya no sale gran cosa, (pleureback le llaman aquí al invento), y se supone que esta semana que viene me darán la patada hacia Galdákano…y no tengo ganas ni nada de ir para allá, este Cruces tendrá la fama que quieras, pero para mi no hay color, al menos en personal no tiene ni punto de comparación, aquí en Cruces hay una cantidad de gente que debiera andar con bozal de no te menees.
Llamas al timbre para que te atiendan, (cambiar la bolsa que se ha acabado de perfundir, o lo que sea) y aparece una auxiliar que te dice invariablemente “ahora le aviso” (a la enfermera), y media hora después, con suerte, te aparece la enfermera. En Galdákano la mitad de las veces la misma auxiliar te soluciona la papeleta y si no puede, la enfermera aparece normalmente al cabo de medio minuto a resolverlo. Y además con buena cara y buenos modales, cosa que en Cruces es bastante mas difícil, si bien las enfermeras que me han tocado aquí en cirujía torácica son en general encantadoras, como en Galdákano, algunas auxiliares tienen una mala leche de mucho cuidao y mas bien parecen sargentos de aquella mili que hacíamos antes.
Por ejemplo, la auxiliar que ha venido con el termómetro a tomarme la temperaturatura te lo encasqueta, (aquí usan los antiguos de mercurio) y tienes suerte si aparece antes de media hora a ver que marca, o sea, tienes que estar esperándola como un pasmarote con el trasto en el sobaco mogollón de tiempo, en vez de aparecer a los cinco minutos. Así que esta tarde, para cuando ha aparecido a ver que marcaba mas de media hora después de ponérmelo, yo, que me lo había puesto medio dormido y lo tenía olvidado, ya ni me acordaba y andaba levantado cogiendo algo y el termómetro ha aparecido un par de horas después, roto, en el suelo. Por supuesto no se ha molestado en ponerme otro y registrarme la temperatura.
Vamos, que yo tengo mala uva, pero aquí algunas auxiliares me dan sopas con honda con el tema. Como la que ha traído la bandeja de la cena y por poco me tira el ordenata al suelo de un manotazo, porque estaba en la mesita y le incordiaba. Nada de ordenar un poco las cosas, un gruñido y un manotazo en tres segundos y a correr.

Imagen004

Durante dos días he estado sin mover ni una pestaña en la UCI, luego a planta, al día siguiente ya hay una franca mejoría y aunque el brazo derecho apenas lo puedo mover, duele a pesar de las morfinas y demás calmantes, esto ya es otra cosa.
La puñeta es que vuelvo a estar conectado a mil tubos, sobre todo la aspiradora de drenaje que no me quitan para nada y es muy molesta, y me impide casi levantarme de la cama.
Al parecer tengo infección por estafilococos, así que los médicos me han cambiado de antibiótico. Esperemos que esta vez surtan efecto, por que si no lo tengo claro. Al menos esta vez se sabe que bicho anda tocando los cataplines y tengo mis defensas medio bien, espero que no se complique otra vez la historia y pueda volver a Galdákano pronto, que es donde me encuentro mas a gusto y mas cerca de casa. Aquí en Cruces no tengo a Garazi que me da un chute de ánimo cada día y me mima y abunda más el personal con cara de mala leche. No me extraña, al menos en mi planta llevan un ritmo de trabajo que no paran ni un minuto, las enfermeras andan como motos. A pesar de todo algunas no quitan la sonrisa de la cara, como Irma o Nahia que siempre tiene algo divertido para decir o una broma en la punta de los dedos.
Y para Carmen venir hasta aquí desde Gerni es una movida, muchos kilómetros y mucho parquing de pago encima, una lata.

Imagen005#1

cirujanos
Mañana a las dos estaré en el quirófano para la toracotomía, abrir la caja torácica, y la resección del lóbulo medio del pulmón y alguna(s) costilla(s).
Operación de cirugía mayor de las gordas, con bastante posibilidad de complicaciones y un postoperatorio, en el mejor de los casos, muy jodido. Dado que no soy un paciente sano sino uno muy baqueteado, con pocas plaquetas para parar las mas que posibles hemorragias y las defensas a medio gas, ofrezco una diana apetecible para las complicaciones y las infecciones postoperatorias.
Dos días en la UVI después y, si no hay problemas luego a planta, con tubos de drenaje y trabajo por mi parte (ejercicios respiratorios) para recuperar y limpiar el pulmón de las flemas que si no pueden contribuir a una posible infección.
Un panorama bastante oscuro, la verdad.
Todo esto o algo parecido me lo olía desde que el pulmón empezó con la neumonía a dar guerra tras la última sesión de quimio, y de ahí que mi ánimo estuviese decaído desde entonces. Y Garazi se extrañaba…
Dolía demasiado y a pesar de las toneladas de antibióticos cada vez a peor… se veía venir desde el principio, cuando la neumonía avanzó a sus anchas mientras permanecía a cero defensas, pero no me imaginaba que la cosa se torcería tanto.

Cirujanos

Por fin he conseguido engancharme a la wifi de cruces, metiéndome en el pasillo de la zona de los niños, en la quinta planta, a dos metros de la antena…
Pero una caca, tienen capada la cosa, no puedes entrar ni en periódicos ni en un porrón de sitios, ni en blogs… se supone que para proteger a los infantes, pero el caso es que a mi me hacen la pascua y tengo que recurrir a mi pinganillo de orange y pagar una pasta cada vez que me conecto…grrr
Espero que me operen a principios de semana haciéndome un hueco entre las operaciones que ya tienen programadas, porque la infección avanza pese a que los antibióticos que no paran de darme desde hace meses ya me salen por las orejas.
Ya hay hasta costillas infectadas que tienen que rascar…
Parece que intervenir un pulmón con infección tiene mas probabilidades de complicaciones, habrá que cruzar los dedos. Cuando sepa el día y la hora os avisaré si me da tiempo para que me mandeís buenas vibraciones a mi y al cirujano. La cosa se presenta liadilla me temo.
Me han dicho que ahora anestesian con epidural, como a las mujeres cuando paren…brrrr, que poca ilu me hace que me pinchen en la columna. Eso si, luego el postoperatorio es mas fácil con esa anestesia directa en la columna, parece.
Todo sea por la causa.

Imagen0044