Skip navigation

Noches de blanco satén, una canción de mi época de las que ya no se hacen, desgraciadamente. Me gusta esta versión traducida hecha por una titi porque suena mejor y las chicas de las fotos están de muerte, que siempre es un aliño sabrosón pero aqui tienes el enlace por si te ape la versión original de la Isla de Wigth.

No se si porque ya no dejo que suba mas arriba o porque la cosa va mejor estas últimas dos noches la fiebre no va más allá de los 38.
Anoche incluso pasé sin el fenergan y sus mojaduras, pero ésta la enfermera me lo ha puesto al ver en MI termómetro (me he tenido que traer el mío de casa ya que las “normas” del hospital impiden que me dejen uno a mano para testearme yo mismo) que la cosa estaba en 38.2 a las 3 de la madrugada.
Así que me acabo de despertar sudando y bastante mojado tras el fenergán de marras y les he llamado para que me suelten el tubito de marras con el que estoy conectado a la bomba y al bolsón de tres litros de suero salino, para poder quitarme la camiseta mojada.
Aparecen con la ropa de cama que no hace falta cambiar, todavía no la he empapado, me sueltan el tubito pero no consigo que me lo quiten definitivamente. Me siento como un perro atado a su caseta con el dichoso tubo enganchado al reservorio. Discuto brevemente con ella su franca inutilidad en mis circunstancias, (bebo perfectamente y maldita la falta que me hace para “hidratarme”), y digo brevemente porque se que no depende de ella y si tiene “orden” de que esté colocado ni por todo el oro del mundo se la va a saltar. Pero mañana Miss G se va a enterar, lo prometo. Parece que a los médicos les gusta estar medicándote todo lo que pueden y si no hay medicamentos a mano el bolsón del suero como que les hace ilusión, te tienen enchufado a él y quedas más mono, como que así están haciendo algo, en vez de soltarte y dejar que te muevas libremente, puedas ir al water sin arrastrar como un condenado antiguo su pesada bola de hierro atada a los tobillos, o te puedas cambiar simplemente la ropa sin tener que llamar a las enfermeras y montar un numerito.
Me acostumbré a estar dias y dias conectado al suero con la quimio, con la que tiene su lógica ya que estás contínuamente recibiendo a la vez de otras bolsas las correspondientes porquerías y se va diluyendo en el suero, de mayor caudal, pero ahora que me meten de vez en cuando unas bolsitas pequeñas de los antibióticos y luego estás la mayor parte del tiempo “libre” de recibir medicación, poco sentido le veo yo a la cadena del perro ésta que es estar enganchado al bolsón del puñetero suero.
Seguro que dedica ímprobos esfuerzos mañana la jefa para explicarme las bondades de arrastrar la bola de hierro ésta.
A estos médicos les vendría de fábula catar de su propia medicina de vez en cuando, una vez al año en vez de tanto viaje a asistir a simposios yo les haría un cursillo de tres días de convertirse en pacientes en su propio trabajo, para que no pierdan la empatía con nosotros los jodidos enfermos y sepan lo que vale un peine.
Es que como son estos médicos, si no te están tocando los cataplines de alguna forma se sienten incompetentes o algo así, como que no hacen nada y tienen que estar sacándote a diario tubitos de sangre, haciendo placas o mejor aun si son escaners, administrándote pilulas a gogó, (esta es para dormir, aquella el protector de estómago, la grandota para sacar las mucosidades, la de colorines para que flipes un poco (estoy haciendo unas colecciones de pastillas de dormir que como las venda en el mercado negro a algún yonqui me hago de oro), En la vida he necesitado pilulas para sobar y no será ahora cuando me hagan un adicto a esta porquería, por Belenos, te quedas hecho un zoombie con ellas, abotargado, ojos hinchados, las capacidades disminuidas al 20%, con lo bien que duermo yo solito.
Bueno, mañana una peleíta con Miss G para abrir boca, que estoy empezando a aburrirme de tantos días aquí encerrado y a este paso voy a empalmar con el trasplante de médula, otras tres semanas aquí metido según me han soplado.
¡¡¡Arrrgghhhhh!!! se me está quedando cara de síndrome hospitalario.

Anuncios

2 Comments

  1. Hola Alfon,
    Veo que están puteándote un poco bastante, la verdad que lo de la comida es la leche; para uno de los pocos placeres que tenemos en esta vida y nos lo fastidian, o peor, nos torturan con ello.
    Voy a estar unos días incomunicado(lo siento pero te voy a dar envidia)me voy unos días a Chipre. Me convenció un amiguete para hacer este viaje, y también me convenció el precio, ojo, que por 250 voy y vuelvo, y a 10 la noche me sale casi como en casa. La pena es que aquí empieza a hacer bueno. Hoy he estado con el chucho en el monte y lo ha pasado en grande. Le dejo con una amiga.
    Salgo mañana por la mañana y vuelvo el 24. Si encuentro un sitio con internet te leeré muy a gusto.
    Hazte fuerte! Con el menú también.

  2. Me alegro por ti bribón, pásatelo muy bien, ya me contarás. Algùn cyber seguro que tiene los cipriotas, sobre todo en la capi. Pobre Rocco, te echrá en falta, seguro que lo cuidan bien.
    Por cierto, buenos precios, tengo muchas ganas de ir a un sitio así con la parienta cuando se pase un poco todo este marrón, ya me pasarás datos.


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: