Skip navigation

enchufao a dos bandas
Esta sesión de quimio ha sido dura, entre el metrotexato que te deja baldao del todo y sin apetito, luego la citarabina durante seis días seguidos que provoca irritaciones de piel generalizadas, parezco una paella de colorines y SOBRE TODO el aguantar los compañeros de habitación dale que te pego con la TV todo el santo día y su visitas contínuas he acabado realmente harto.
Estás hecho polvo, con dolor de cabeza y sólo quieres que te dejen reposar tranquilo y poder dormir, y resulta que te acabas enterando de la vida y milagros de la hermana, la madre, la mujer y media docena de amigos, a gritos la mitad de las veces, del compañero de habitación.
El que tenía esta vez era un entrenador de fútbol y a punto estuvieron de venir a verle el equipo al completo, que horror. Como iba a salir al día siguiente gracias al cielo les dijo que no viniesen. Y estaba dale que te pego con la TV, un tormento.
Añade la calefacción del hospital, un cocedero insano que te reseca como en un horno. Como he estado (y estoy) con trancazo, la nariz, la boca y la garganta me dolían a rabiar al resecarse y me impedían dormir más de media hora seguida a la noche, despertándome contínuamente para beber buchitos de agua.

Así que he salido para casa al acabarse este ciclo como una auténtica liberación, y aunque me ha subido y mucho la fiebre estando en casa y llevo tres días en la cama hecho unos zorros, ni abrir el ordenata he podido, ni se me ocurre volver al hospital que es lo que tendría que haber hecho según la médico. Le he cogido pánico a estar allí y si tengo que ingresar otra vez voy a montar un pollo de cuidado para que de una vez por todas me metan SOLO y sin compañía. Que aquello en vez de un hospital a veces parece la tasca de la esquina.
tasca

Anuncios

4 Comments

  1. Ya me parecía a mi que escribías poco; ya lo siento, espero que mejores rápido.
    Lo de la calefacción en los hospitales es de juzgado de guardia, como también lo de los familiares parlanchines. Lo he vivido como paciente y como visitante y doy fe: es un suplicio, al que no deberíamos ser sometidos. Mejoraría mucho la recuperación del paciente si las visitas fueran más respetuosas con el paciente de al lado. Y que dejen la llave del radiador puesta!
    Bueno, ahora cuídate bien, que hace un frio que pela.

  2. Habla la próxima vez con Garazi, para que te pongan solo. Si no es posible, le llamaré yo. Es horrible estar de esa forma. Si te encuentras bien y puedes escapar de la situación, pues vale, pero como esté verdaderamente fastidiado, o recientemente operado, que no te puedes ni mover, es eso un suplicio! Eso es verdadero TERRORISMO 😦

  3. Hoy se me ha caído un árbol del jardín por el viento huracanado, el tiempo fuera estos días es para encerrarse en casa, pero me gusta visualizar en la calle la puerta de salida hacia la primavera.

  4. Obi, Ricky, veo que habeís pasado por esta situación y entendeís de que va la vaina. Es realmente duro tener que aguantar, además de tus propias miserias, las de otros que parecen empeñados en tocarte las pelotas.

    Hoy he tenido una buena discusión con Garazi, ella echándome la bronca por no haber venido antes y yo aclarándole que es por no tener que aguantar eseas “circunstancias”.

    Y vuelta a ingresar…


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: