Skip navigation

Hoy empiezo a recuperarme tras unos días KO que no he podido sino dormitar, sin ganas ni fuerzas para nada. Ni poder comer tan siquiera.
El punto álgido llegó antesdeayer, en que al orinar constaté con tristeza que la punta de mi cosita mas querida se había convertido en una pasa arrugada, literalmente. Las risas que se echó la jefa al comentárselo.
Espero estar mejor mañana, que me escapo con el pretexto de poder votar y de paso ir a la misa de salida de mi tío, que ha fallecido hace unos días. Tengo ganas de darle un abrazo y un beso grande a mi tía y poder ver a mis primos y a sus hijos.

Ayer estuve sólo en la habitación día y noche, todo un lujo poder dormir de un tirón. Y sobre todo no tener que aguantar las compañias del compañero de habitación, como ahora mismo las dos prendas del nuevo recién desembarcado, que no callan. Y que volumen por Tutatis, parece que estuvieran las dos medio sordas. Porque el enfermo quieras que no incordia, las visitas de las enfermeras, sus quejidos y lamentos, que hay cada uno que no veas, pero lo peor suelen ser las visitas. Todavía se me pone la piel de gallina al recordar la familia de aquél, la mujer abonada a la TV 24 horas y el “niño” de 20 añitos en la cama con su game boy, mientras el padre estaba en una silla, mientras yo me encontraba fatal y sólo quería tranquilidad.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: