Skip navigation

hopper4

Nos tiramos ayer hasta las dos de la madrugada dándole a la sinhueso con mi compañero Javier . Como poco más tarde entró la enfermera a ponerme la quimio, primero bolsita de preparación, cuando se acaba bolsita de quimio, cuando se acaba bolsita de limpieza, hasta las cuatro sin pegar ojo. Y a las seis, en horario antiguo carcelario, otra ronda enfermeril, que parece que van cada seis horas.
Así que esta mañana estoy un poco zoombi cuando viene Cristina a verme en lugar de Garazi.
Me examina con una suavidad etérea, si Garazi es de costa, extrovertida y morenaza, Cristina es rubita y con carácter de terciopelo, el estetoscopio se convierte en sus manos en una caricia, las dos eso si igual de simpáticas. No me quejo, el resto de médicos del departamento son tíos veteranos, bastante más feos y con menos sonrisas en el bolsillo, me temo. 🙂 La ciclofosfamida sabe mejor cuando te la receta un guapa chiquilla.
Le recuerdo que una visita al oftalmólogo me vendría bien, sigo con la misma puñetera fotofobia que me hace lloriquear hasta con la llama de un mechero, bastante fastidioso.

hopper3

Empalmamos a la mañana la charla nocturna, comentamos sobre tener o no internet en las empresas, ya que me argumenta como Ofe el día pasado que mucha gente tiene la tendencia a olvidarse del trabajo cuando están “en sus cosas” navegando por la red. Como esto en esta Expaña nuestra es una evidencia contrastable, tengo que convenir en que efectivamente dar rienda suelta en muchas ocasiones a la gente sólo sirve para que se líe el desmadre. Y lamentablemente la Red provoca mucho adicto a la nada, pendiente todo el día de si le ha llegado un correo nuevo, ver páginas porno o habitar las 24 horas si es posible en cualquier foro, chat o lugar donde perder el tiempo descontrolados.
Esto es duro de confesar para un anarco vocacional pero es lo que hay, al césar lo que es del césar.

En realidad es un problema cultural supongo, que de la misma forma que la gente joven para divertirse se dedica a romper el mobiliario urbano con un esfuerzo y tenacidad encomiables si fueran para algo de provecho o, en los últimos tiempos darle una paliza a alguien más débil para grabarlo y colgarlo en la red, es sintomatología común de nuestras patologías sociales.
Los funcionarios de la cosa pública suelen tener en común un desapego cuasi absoluto por su trabajo, al que consideran sólamente un mal imprescindible para asegurarse la nómina y del que se escapan cuanto pueden. Baste repasar las cifras de absentismo laboral, las bajas en la cosa pública triplican en el mejor de los casos las bajas en la privada, siendo además por causas inimaginables en ésta última, como depresión, estrés, cansancio psicológico ó físico, etc. A partir de los cincuenta la pila se le agota a la gente.

En el campo de la enseñanza, que me toca de cerca, es corriente que por una clase vean pasar sus niños tres tutores/maestros diferentes en pocos días, aparece la titular la primera semana (o día) para anunciar que se vuelve a coger la baja, cuando aparece después la sustituta con suerte al día siguiente es muy probable que entre que pilla a 60 kmtrs de su domicilio y a tres horas de combinaciones de trasporte público, está preparando las nuevas oposiciones, tiene trancazo o simplemente le entra pánico ante una clase llena de niños con “necesidades especiales” tarde poco más que la titular en darse el piro. Y llega la tercera, más nueva en las listas de sustitutas, su primer curre en un par de meses y dispuesta a tragar con piedras de molino por poder trabajar un poco.

Los profesores argumentan y con mucha razón demasiadas veces, que es sencillamente agotador llevar las riendas en una clase en que mientras el profe ha de tratar de usted y por favor a los alumnos éstos se dedican a tirarle lapos a la pizarra cuando está de espaldas. En mis tiempos eso se solucionaba con un sencillo “de aquí no sale nadie hasta que se presente el culpable”, por ejemplo, pero eso hoy equivale a una posible denuncia colectiva de padres por maltrato físico y psicológico o hasta secuestro a sus vástagos y a que el profe acabe en el paro y/o en el diván del psiquiatra.

hopper_pueblo

En fin, sociedades complejas con un futuro con nubarrones. Para cuando acabemos este ciclo de quimio, Javier y yo empezamos juntos y si no hay contratiempos acabaremos parecido el fin de semana, vamos a tener tiempo de “arreglar” el mundo. Hoy una conclusión es clara…mucho pedir y poco dar, un problema de calle. Y Aquí no funca lo de echar la culpa al villano oficial que corresponda, la cosa está muy repartida.

Anuncios

4 Comments

  1. Que verdad llevas! Pero ese mal lleva así toda la Historia, durante todo el tiempo. Y nuestros tatarabuelos se quejaban de que sus nietos y biznietos trataran de “tu” a sus padres, y nuestros abuelos, de que nosotros llevásemos el pelo largo, porque el pelo largo es de indecentes Hippies…y nuestros padres, de que nuestros hijos hablen mal y respondan sin respeto…Pero ese mal siempre ha sido unidireccional. Quien preguntaba a los tataranietos, biznietos, nietos o hijos lo que les parece este jodido y podrido mundo de injusticias y de monopolio, de consumo y de hambre, de la ley del más fuerte…Quien se dejaba influir por la opinion de un nino entonces?…

  2. …y ahora?

    • cachis, he borrado este comentario en el aviso que me llega al correo, y allí si aparecía el enlace que has puesto. Pensaba que era el de hace unos días.
      Y aquí en el blog aparece el comentario pero no el enlace… grrrr
      Mándalo de nuevo, ahora parece que no van a la cola del spam pero se borra el enlace, pero me avisa del comentario en el correo y allí si sale…
      O me mandas un correo directamente con el tema.
      Si no, te puedo subir de categoría, de “lector” a colaborador o algo de eso, para que puedas escribir posts directamente, no lo se seguro en wordpress pero me imagino que habrá algo de eso como en blogger o otros…
      investigo y lo que encuentro es invitarte a que aceptes ser “contribuidor”, a ver si te llega el mensaje, mandado desde aquí, desde wordpress
      😉

  3. Bueno, recuerda la peor tiranía de la historia del planeta, cuando en un país se decidió acabar con el sistema existente de un plumazo y crear un mundo nuevo… se dió fusiles a los niños y adolescentes para limpiar el pais, ya sabes, tener gafas o saber leer y escribir era otivo oficial de muerte o “reeducación” en los campos de arror tirando como bueyes. Bueno, a los bueyes se les trataba mucho mejor.

    Jemeres rojos, un experimento de “izquierda” dirigido por revolucionarios profesionales. resultado, varis millones de muertos en un país con pocos más en el censo.

    Quiero decir con esto que no deposito mi esperanza en los niños, que pueden ser sin darse cuenta apenas, mucho más crueles que los mayores. Sólo hace falta no criarlos en el amor.
    Ese amor que tu señalabas hace poco como vía para vivir una vida con sentido.
    Amor que se traduce en respeto y ayuda al otro, no en darle codazos o directamente quemarlo por deporte.

    Y no se si antes había más o menos amor por el prójimo, comparar edades históricas es complejo y solemos caer en valores actuales para juzgar épocas con circunstancias muy diferentes, pero si, la gente era mas correosa y con objetivos bien marcados desde el principio, las circunstancias de sociedades de antaño tenían bien poco que ver con la actual y posiblemente tenga mucho que ver, y en cambio ahora el hedonismo es una clave que quizás influya. Me refiero a ese sentido actual de “primero disfrutar la vida” y después preocuparse de hacer una familia por ejemplo, si es que esto último siquiera llega a darse.
    Luego claro, la gente anda desnortada, insatisfecha y quemada a los cincuenta después de haberse divertido sin parar tantos años…
    lo bueno si breve, 2 bcs bueno.
    😉


Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: