Skip navigation

En cuestión de horas la cosa se pone mal. A la madrugada empiezo a sentir en las piernas una sensación muy extraña, una especie de calambres raros. Tengo media cara hinchada, desde el ojo izquierdo hasta la boca, donde un par de muelas me están dando guerra y si a las ocho de la mañana no tengo aún fiebre, a las once y media que me miro otra vez ya ha empezado a subir, 37 y medio casi. No va a haber mas remedio que salir una vez más para el hospital.
La verdad es que con un color de piel amarillo verdoso y las piernas llenas de manchitas rojas mas parezco un zoombie de serie B que otra cosa. Voy a llamar a Garazi para avisarle de que voy para allá.

Por cierto, el otro día sonó el teléfono y acostumbrado a que de cada veinte llamadas catorce sean para mi hija, cinco de compañías telefónicas dando la murga para venderte algo y la otra para mi costilla, tuve la agradable sorpresa de que no sólo era para mí sino que además era la jefa desde el hospital preguntándome como estaba. Música celestial, médicos de otro tiempo, ahora generalmente están más ocupados mirando la pantalla del ordenador que a tu cara y, desde luego que te llamen a casa no creo que sea muy frecuente. No quiero echarla demasiados piropos que luego le toman el pelo los compañeros, pero estoy encantado de tenerla de médico.

¡¡¡Mil rayos!!!, llamo al hospi para avisar y no está la jefa, ha estado temprano pero ha tenido que salir. Así que si voy será por urgencias, lo cual no me seduce en absoluto. Tengo antibiótico en casa, así que me lo voy a tomar con calma controlando la fiebre cada poco a ver si sube, y si es así lo tomaré, que es lo que me van a dar allí.
Francamente, estoy mucho mejor en mi cama que perdido en un box de urgencias dando vueltas entre la pléyade de griposos y demás que por allí pululan. Además con las muelas dando guerra apenas puedo masticar, y ya me veo otra vez días sin poder comer otra cosa que los yogures de sabores, con la tripa vacía. En casa entre purecitos y tortillas voy tirando y como es normal me siento infinitamente más a gusto que en una habitación compartida del hospi.
A ver que pasa.

Anuncios

4 Comments

  1. Hola, Al:
    No creas que me he olvidado estos días, días de exámenes, y la niña que está para parir y con décimas, el marido de viaje por trabajo, los demás con gripe y ya sabes, circunstancias.
    No estoy actualizada pero ahora te leo y me pongo al día.

    • Hola Ofe, veo que estás bien, tan liada como siempre. A ver si ese parto va como la seda y sin sobresaltos. ¿Chico o chica?
      Y a eso griposos ponles una mascarilla sanitaria, (los orientales eso de no contagiar a los demás se lo toman en serio, como debría ser) no te me vayas a contagiar.

  2. Que tal estás hoy?
    Esos médicos existen todavía. Aquí tienes también un ejemplo! Lo que pasa es que con el paso del tiempo y por las circustancias de esta sociedad, en la que el médico está mas o menos rebajado a un funcionario de sanidad se va perdiendo el altruismo. Y ellos lo quieren así, quieren que se pierda ese altruismo. No pagan bien y te abrasan a trabajo. El médico está ahí para tí, no puede tener vacaciones, está ahí para tí, tiene que trabajar 48 horas seguidas, porque está ahí para tí, y no puede cometer ni un error, porque se le meterá a juicio, mientras que los grandes de las finanzas, los políticos, los industriales, los ingenieros, la ley, los abogados y la policía y los chapuzas por ejemplo, cometen errores con consecuencias garrafales y no les pasa nada, excepto de engordarse sus carteras con indemnizaciones exorbitantes, por haberlo hecho mal, o un traslado a otro sitio, donde pueden seguir haciendo de las suyas, o lo que sea… Es una VERGÜENZA…
    Ahhh! Pero eso sí…los 48/ exigen todavía una sonrisa y buen humor de los galenos…Al final lo paga siempre el mismo: el médico! y no el enfermo…

  3. rrrrrr


One Trackback/Pingback

  1. By Sobre el sistema médico « Quimioterapio on 24 Ene 2009 at 2:18 pm

    […] multiplicándose por tres para atender cargas de trabajo muy superiores a lo que debieran soportar. Comenta Ricky la responsabilidad que soportan y de como sus errores se saldan con denuncias con […]

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: