Skip navigation

Cambio de percepciones

baston_1-006He bajado a comprar servilletas de papel, las gasto a mares. Y digo bajado en toda la extensión de la palabra, mi casa está en una zona alta en Gernika y segun sales vas cuesta abajo.
Ya en la bajada al final de mi calle he parado exhausto en unos bancos que hasta hora a mi no me decían nada. Hoy me han servido de descanso indispensable para poder acabar los tres cientos metros finales.

A la vuelta y tras tomar un café para reunir fuerzas y descansar unos minutos he subido la cuesta principal con la reductora, suave suave, que es de ver el contraste entre esos 6 kmtrs por hora a la que va cualquiera aquí como motos y mis 2-3 como mucho llaneando que puede desarrollar ahora la máquina de este barco desvencijado que soy tras el huracán que me pilló con el dichoso cáncer.

Al llegar arriba del cuestón estaba de nuevo KO y mi tabla de salvación ha sido otra vez un banco en la calle de un bar que allí anida. Un banco potroso, junto al que paso para bajar al pueblo continuamente y que hasta ahora me era tan lejano como cercano lo veo ahora, como un hermano vamos.

Gracias a esos bancos y los cinco minutos de descanso que brindan puedo andar zascandileando. Me voy a aprenderlos todos, que hasta ahora ni los veía.
:)

Ahora vá una pequeña experiencia personal que acabo de recordar, un recuerdo agradable de hace muchos años;

Nunca olvidaré a un abuelo que conocí en Lagos, puerto muy cerca del cabo de San Vicente, sur de Portugal justo a la vuelta del atlántico.
Nos refugiamos allí en un estado calamitoso un gabacho y yo, el sólo llevaba un velero de diez metros por encargo para Africa y me junté con él en Bilbao a falta de otra cosa mejor que hacer, cuando recaló huyendo de las borrasca del catábrico (eran bien gordas aquellos días) al salir desde Francia. Yo estaba de nuevo en casa de mis padres, sin curro en ese momento, tras un divorcio temprano de un proyecto de vida en común que se quedó en poco más que el intento y lo único que me apetecía era perderme por cualquier sitio lejano.
Recorrimos en un viaje fantástico toda la costa del Cantábrico casi puerto a puerto, visitamos casi todos los que no conocía, San Vicente, Gijón, Cudillero, Luarca, Tapia de Casariego con sus devotos del surf y de las lanchas surfera australianas para rescatar náufragos, pasar Finisterre muy apurados, tuvimos que coger los rizos ya tarde cuando se lo conseguí meter en la cabezota a Patrick y comprendió que derivábamos demasiado cerca de las rocas con aquél viento que aumentaba por supuesto al doblar el cabo, llegmos a Ferrol, Camariñas en su ría perdidos rio arriba,Corcubión y sus corrientes malditas, arribamos a la tarde, amarramos bien el barco con doble cabo, y al despertarnos bien temprano para salir con la primera luz descubrimos con pavor que tan sólo quedaba un hilo de las dos sogas nuevas, la argolla y la tremenda corriente se las habían comido en pocas horas, si despertamos unos minutos mas tarde lo hacemos pegando pantocazos vete tu a saber en que sitio.
Luego por fin con viento bordeamos ya en dos etapas la costa portuguesa hasta Lisboa a pasar un par de días y en otra etapa maratoniana que no acabó en desatre de chiripa, Patrick dormido en popa se puso fatal de respirar el humo del motor que utilizamos en cuanto doblamos el cabo Sagre y nos quedamos sin la brisas atlánticas. Así que de noche yo sólo con un tío amarillo verdoso al lado hecho polvo enfilé tras mirar bien la carta la entrada del puerto de Lagos, que habíamos elegido de antemano.
Tiene un canal de entrada frente al mar cerca de la rocas de la costa, ya cerca de medianoche conseguí entrar allí y considerarme a salvo y aliviar la tensión de entrar a ojo en un puerto desconocido de noche cerrada, que no ves una higa.
Mas tarde una mañana, cuando ví al pasear hasta la entrada del puerto de donde venía por la mar y, lo cerca que había pasado de las enormes rocas que allí pululan hasta ser atracción turística me entró un flato que aun me dura.
lagos_portugal

Allí nos separamos cuando ya se recuperó Patrick y siguió viaje rumbo a un mal sitio, Costa de Marfil, por la ausencia de vientos que hay allí y por ser una zona de pirateo, yo me quedé en otro barco en puerto con un francés y una chilena encantadores unos días, más tarde pasé a otro barco mas grande que guardaban otra pareja inglesa con dos críos, que vivían en el suyo con los que hicimos amistad esos días. Bueno, éramos los que estábamos allí en ese momento en el puerto, y entre la gente que vive en la mar hay una camaradería potente. Mas tarde me bajé a tierra, cuando una chica de allí me ofreció su casa, antes de iniciar la vuelta a la mía. Es lo que tiene viajar con veintipocos años y con cuatro euros antes de empezar el viaje. Te relacionas de verdad con la gente y conoces los lugares a fondo.
Pues bien, hasta allí en Lagos en un puertecito al socaire del finisterre portugés se acercó a pasar unos días con sus nietos su abuelo desde Inglaterra, recuerdo como pasaba feliz las horas jugando con los chavales en aquella mesa del camarote principal. Es una imagen que se me quedó grabada. Aquél hombre se lo pasaba pipa viajando dos mil kilómetros para pasar unos días en un barco con sus nietos, ya muy mayor.
Y eso que el pobre se cayó al agua helada al bajar con el botecito auxiliar al puerto. Eran botecitos hiperminúsculos. Creo que no le pasó nada…

About these ads

Un Comentario

  1. Es una historia muy bonita…y lo del abuelo es enternecedor. Por desgracia no abundan esos abuelos, o por lo menos no en los lares en los que nos movemos…


One Trackback/Pingback

  1. Por Los números de 2010 « Quimioterapio el 03 ene 2011 a las 10:14 pm

    [...] Todo depende del color del cristal con que se mira. abril, 20091 comentario « Igualdad a nivel de grupo. LikeBe the first to like this post. [...]

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

Únete a otros 39 seguidores

%d personas les gusta esto: